• Alrededor del 65 por ciento de los consumidores basan sus decisiones de compra en los valores de las marcas

  • El 76 por ciento de las personas se sienten atraídas a las compañías que reflejan su activismo en sus ingredientes

  • También dos terceras partes de la gente cree que boicotear una organización puede tener efectos reales en su comportamiento

Dentro de la responsabilidad social, hay un sinfín de opciones que las compañías pueden elegir para sus proyectos. Lo más común es lo que hacen Unilever y Amazon, que es sumarse a la lucha contra el cambio climático. También están temas como empoderamiento femenino, la protección a las comunidades vulnerables y la vigilancia de la salud mental de los jóvenes. En ese sentido, ha crecido en popularidad el llamado activismo corporativo o empresarial.

Todo este concepto es cada vez más discutido por los expertos de la industria. TechTarget define el activismo corporativo como una simple postura de una gran compañía o marca en torno a un tema social, político o económico importante. De acuerdo con The Conversation, se trata de una consecuencia de varios factores internacionales que convirtieron a las empresas en los mejores paladines del cambio a futuro. Y la tendencia, según Real Leaders, va al alza.

Activismo en una industria en específico

El cambio es lógico, considerando las nuevas exigencias de los consumidores. De acuerdo con Marketing Dive, el 63 por ciento de las audiencias prefieren hacer negocios con una marca que tiene un propósito social claro. Si bien las empresas parecen haber entendido e integrado este enfoque claramente, hay un sector que no se ve mucho: las agencias. El activismo que ellas necesitan lo define Carlos Oxté, director general creativo en Archer Troy, de esta forma:

Como creativos nos dimos cuenta que hoy en día la publicidad se basa en relevancia. Y no hay nada más relevante para los consumidores que lo que sucede a su alrededor. Es bueno saber que hoy estamos solucionando más que la calidad de un producto. Saber que tenemos como meta mejorar el entorno, buscando soluciones para la gente y sus retos. Entendiendo que no hay mejor vínculo entre marcas y consumidores que la afinidad y el apego a sus ideales.


Notas relacionadas


¿Por qué es importante?

La forma en la que se involucra el activismo con el entorno de las agencias es muy particular. No solo están sujetas estas firmas creativas a las mismas exigencias corporativas que la gente tiene en otras industrias. Además, tiene mucho que ver con lo que pueden ofrecer a clientes y a sus mismos colaboradores. En información del Departamento de Investigación de Merca 2.0, es importante para los profesionales que las compañías donde trabajan sean responsables.

Además, las agencias tienen mucho que aportar a través de su activismo creativo. En la misma entrevista con Merca 2.0, Oxté dice que las firmas del sector le dan un enfoque único al reto:

Podemos aportar lo que siempre hemos aportado: pensamiento, estrategias, ideas, pero sobre todo, y lo más importante, acciones. Como agencias debemos proponernos ayudar a que las cosas pasen, poner de nuestra parte, ser los primeros voluntarios y subirnos al barco en serio.

Un gran reto al activismo creativo en 2020

Claro, no solo es cuestión que las firmas reconozcan su responsabilidad de ser partícipes más allá de su trabajo como aliadas de empresas con ambiciones sociales. También hay barreras en el camino a actividades creativas de activismo. Por ejemplo, elegir una causa que realmente resuene con las audiencias y los clientes, corresponda con el espíritu de la organización, y se pueda concretar. Pero el líder creativo de Archer Troy identifica una barrera más en este 2020:

Defender una gran idea jamás será fácil, pero puede que en 2020 exista mucho escepticismo. Ya que se volvió un discurso recurrente entre las marcas y entre los creativos. La meta debe ser regresarle credibilidad y objetividad a esta corriente. No saturar a las marcas con el tema, incluso si las empresas lo piden. Debemos analizar si realmente es necesario o no. Y si lo es, crear una plataforma, no sólo una acción, para que sea más que una piedrita en el estanque.