¡A la carga!

Varios son los males que aquejan a la mercadotecnia deportiva, pero existen dos que son particularmente nocivos. Uno es la mercadotecnia parásita o ambush marketing y la otra es la piratería.

Varios son los males que aquejan a la mercadotecnia deportiva, pero existen dos que son particularmente nocivos. Uno es la mercadotecnia parásita o ambush marketing y la otra es la piratería que perjudica tanto a clubes como a ligas.

En ambos casos se busca dañar los derechos de las marcas establecidas, ya sea confundiendo a los clientes dando la apariencia de ser un patrocinador oficial pero sin serlo, o contraviniendo derechos de sus legítimos propietarios.

Por eso es tan importante el combate a tan malas prácticas. Cualquier acción que se realice en este sentido siempre tendrá efectos positivos.

Y estos trastornos no son exclusivos de país alguno, sino que atacan en todo el mundo. Así lo mismo se ven afectados equipos de la NFL, que de la liga española de futbol o la propia FIFA. Por ello es sumamente significativo que su defensa corra a cargo de personas especializadas en el tema y que cada vez se abran más frentes para detener estas plagas.

Sólo para darnos una idea de la magnitud de este problema, bien vale la pena reseñar que, de acuerdo a un estudio realizado por una entidad llamada Alianza contra la Piratería, el impacto de ésta en el mercado de América Latina supone pérdidas anuales de más de 6,500 millones de dólares en toda la región.

Gracias a ello se afectan de forma negativa, los derechos de propiedad intelectual y las inversiones que distintas empresas realizan en materia de infraestructura de telecomunicaciones, así como su patrimonio e incluso, los ingresos gubernamentales ya que se dejan de recaudar más de 1,000 millones de dólares por estos conceptos.

Con esto queda claro que más vale estar preparado y combatir este tema que sangra a varios sectores productivos y que atenta contra la mercadotecnia deportiva.

LA CREMA Y NATA DEL SECTOR
La Primera Cumbre Internacional Antipiratería que tendrá lugar los días 20 y 21 de febrero en el World Trade Center de la Ciudad de México, muestra una alineación plagada de astros y especialistas en la materia.

Los referentes de las principales ligas, clubes, asociaciones y federaciones deportivas del mundo junto a programadores y operadores de televisión, autoridades y reguladores del sector se darán cita en el primer evento íntegramente dedicado a la protección del contenido y a la innovación en el campo del entretenimiento deportivo en la región.

Así se anuncia la presencia de Javier Tebas y Carlos del Campo, Presidente y Director Adjunto a la Presidencia de LaLiga española respectivamente, de Emilio García Silvero, Chief Legal Officer de la FIFA, de Fran Arthofer, Director de Medios Digitales y Licensing de la Fórmula 1, de Arne Rees, Executive Vice President de la Bundesliga alemana, del flamante presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, así como de Enrique Bonilla, Presidente de la Liga Mx y su contraparte argentino, Mariano Elizondo, máximo dirigente de la Superliga argentina, entre otras personalidades que además incluyen a altos cargos de empresas televisivas, una multitud de clubes de futbol de distintas latitudes del mundo y connota dos abogados y especialistas en el tema de la piratería.

Si bien, el principal tema del evento girará en relación al combate a la piratería, la protección de contenidos y derechos deportivos, también habrá espacio para dialogar sobre otros asuntos de gran relevancia como inteligencia artificial, realidad aumentada, business intelligence, fan engagement, responsabilidad social empresarial, innovación en el deporte o eSports, por mencionar a algunos de los temas que serán abordados en las dos jornadas que dura el evento.

Con un objetivo claro de crear estrategias que permitan disminuir el impacto específico de la piratería en el deporte, el evento busca también compartir las mejores prácticas en esta materia, así como potenciar la industria de contenidos deportivos y promover un mercado seguro para dueños de los derechos y del público en general. Sin duda alguna, todo un acontecimiento que, desde ya, tiene que tener un lugar reservado en las agendas de este naciente año.