7 adjetivos que debe poseer todo buen diseño de logotipo

9 señales que indican que es momento de hacer un cambio de logo

En el mundo del marketing y la publicidad llega a ser inevitable desarrollarse en la construcción de la identidad visual de una marca  -logotipo, imagotipo, isotipo o isologo o las distintas definiciones que tiene-.

Si quieres obtener buenos resultados en este proceso creativo puedes tomar nota de estas ocho características que debe poseer una identidad visual y lograr buenos logotipos al gusto de tus clientes. Se trata de ocho cualidades representadas en los siguientes adjetivos.

1. Simple
Una buena identidad visual debe ser limpia y fácil de diseñar, escribir y describir. Si optas por algo complicado, rebuscado o demasiado profundo puede ser que no logrues conectar con la identidad de la marca.

2. Sustentable
Un logo exitoso debe verse actual, pero con posibilidad de convertirse en un clásico. Muchas marcas suelen actualizarse  cada 20 años, por lo que hay que considerar que  un diseño de logotipo debe ser duradero y no puede caducar en poco tiempo.

3. Memorable
De  una correcta forma y de la adecuada selección de color depende mucho que una identidad visual llegue a ser memorable. Si el diseño es fácil de recordar, es exitoso.

4. Práctico
Un buen logotipo debe ser apropiado para ser utilizado en todo tipo de medios: televisión, uniformes, impresos, etcétera.

5. Único
No es posible que un logotipo o identidad visual evoque a otro diseño consolidado, es muy importante que exista originalidad en sus formas para garantizar que sea recordado, que logre impactar y que no se le relaciones con alguna otra marca.

6. Adaptable
El logotipo necesita adaptarse al mercado y también al tipo de soporte en el que se verá, sea digital o impreso. Tampoco debe verse inadecuado con respecto al úblico al que va dirigido, debe buscar concordancia.

7. Consistente
Un  logotipo exitoso necesita tener lealtad por sí mismo, y no sufrir, a lo largo de su historia, demasiadas transformaciones. De lo contrario, puede llegar a confundir al público. Si quieres innovar, no te arriesgues a transformar de tajo la imagen a menos que sea necesario .