Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

5 hábitos de un Community Manager poco efectivo, de acuerdo a A. Connors

Prácticas que se convierten en errores a la hora de evaluar el compromiso de una comunidad

Santiago, Chile.- Angela Connors es vice presidenta del área Comunicaciones de Capstat. Estratega de comunidades, encabeza los grupos de social media y es periodista especializada en el tema, con 18 años de experiencia en noticias en varios medios. Es autora de un par de best sellers sobre redes sociales y este año, recibió el premio que otorga el Triangle Business Journal a los líderes bajo 40 años. Ella asegura que los Community Managers se están poniendo flojos.

Connors sostiene que el hecho de “tener título” ha generado que algunos CM no estén haciendo su trabajo, pero no los culpa. Cree que los contratantes cargan con  la responsabilidad porque sólo se dejan guiar por las cifras. La descripción de los postulantes, usualmente menciona el crecimiento de sus comunidades, cuando ni siquiera existe una en realidad. Ella considera que fans y seguidores no constituyen una comunidad. “El manejo de una comunidad es un arte” señala. Entonces, se encarga de recordarnos 5 hábitos de CM altamente inefectivos. No está de más poner atención a sus conceptos.

Petición de ayuda para conseguir las cifras. Según Connors, las frases que se repiten en las cuentas como “Ayúdanos a llegar a los 5000 fans” o “Regálanos tu ‘Me gusta’ para batir un récord”, etc, constituyen una muestra fehaciente de la flojera imperante en los CM a la hora de hacer crecer su comunidad y sólo demuestran que no les importa el compromiso real que debe establecerse con los seguidores.

No hay preocupación por aprender sobre el manejo de una comunidad o cómo mejorar su experiencia. Es decir, se lee, pero no se aprehende, ni se visita otras comunidades importantes para ver qué es lo que están haciendo bien.  Para dejar de ser inefectivos, es necesario conocer a los grandes, a los que realmente saben, como Rich Millington, Martin Reed, Connie Bensen, Alison Michalk, por nombrar algunos autores de habla inglesa.

No contribuyen en todo lo que debieran. Cualquier CM de peso debe ser una persona que aporte a su comunidad…no, debe ser el que más aporte a su comunidad. Ser líder, predicar con el ejemplo, comunicarse realmente los convierte en personas influyentes que hacen que las cosas pasen. La tibieza, la falta de pasión y la flojera- como pedir a los demás que compartan sus historias, siempre- no colaboran en este trabajo.

Realizan las entradas por control remoto, usan bots y no tienen interés en las conversaciones reales. Este tipo de CM no está inserto en la inmediatez del mundo, en lo que está pasando. Para ellos no es importante el tiempo, a menos que signifique llegar a los números que los harán brillar ante la directiva. Lo automatizan todo y se dejan llevar por la velocidad de crucero.

Pasan más tiempo buscando su próximo trabajo de redes sociales que estableciendo diálogo y discusiones con sus seguidores. Este no requiere explicación. Según Connors, no tiene nada ser ambicioso/a, pero se pregunta “¿Por qué no enfocarse en el crecimiento y el éxito de su comunidad para que cuando aparezca esa próxima oportunidad, ya tengas un pie dentro por los éxitos obtenidos?  

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Karina Ortiz

Llegó la hora del minimalismo comunicacional

La era digital en la que nos encontramos inmersos y que se vió potenciada por la pandemia, nos enfrentó a un doble desafío: por un lado, vivir en un espacio de velocidad y conexión permanente, donde la necesidad de estar al tanto de todo es imperante; y, por el otro, la necesidad de un espacio para vivir más en calma y recuperarnos de ese ritmo frenético que proponen los estímulos del mundo online.