5 frases de Donald Trump que no hacen nada por el marketing político

Un elemento importante en el marketing político es el liderazgo y la dinámica del mismo, la cual debe ser bidireccional.

El presidente de Estados Unidos cosechó fama y fortuna a través de los negocios, los cuales le permitieron construir el imperio inmobiliario que lo colocaron como uno de los hombres más ricos de su país.

Sin embargo, la carrera presidencial de Donald Trump se ha visto envuelta, en poco más de seis meses de trayectoria, de diversas frases y hechos que no han sido vistas con buenos ojos por los ciudadanos estadounidenses y de todo el mundo, que ya le están costando la factura de ser llamado el mandatario de Estados Unidos más impopular de la historia.

Amenazas en Twitter, comentarios discriminatorios, políticas y sanciones económicas, y la pronta salida de varios funcionarios de confianza de Trump, son apenas las primeras muestras de una presidencia que no se alinea con las bases del marketing político.

Un elemento importante en el marketing político es el liderazgo y la dinámica del mismo, la cual debe ser bidireccional, porque una sociedad produce al líder para que encabece su marcha en cierta dirección, y el líder luego impulsa a esa misma sociedad que lo produjo.

Hay algo casi contractual en la dinámica entre líder y sociedad. Un contrato que debe renovarse cada cierto tiempo, y que algunos lo logran y otros no.

Por eso hay liderazgos de largo plazo, de esos que dejan honda huella en la sociedad, y también liderazgos de corto plazo que se agotan en una fugaz y rápida carrera.

Sólo el 33 por ciento de los estadounidenses aprueban al Donald Trump, un porcentaje que se ubica como un nuevo mínimo histórico para uno de los mandatarios menos populares de ese país, según un sondeo de la Universidad de Quinnipiac.

Pero ¿qué ha detonado esto?:

“Construiré un gran muro —y nadie construye muros mejor que yo, créanme— y haré uno muy costoso. Construiré un enorme muro en la frontera sur del país y haré que México pague por ella. Tomen mi palabra”.

Una de sus propuestas más duras en la campaña, ha sufrido varios cambios—al menos en la estructura del proyecto—ya que el Congreso no ha destinado el presupuesto suficiente para edificarlo por completo, además de que lo ha tildado de ser un proyecto “insustentable” e “innecesario”. Además de que ha generado diversos desencuentros entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

“Qué mujer tan desagradable”

Durante el último debate presidencial, el 19 de octubre 2016, Trump interrumpió a Clinton cuando hablaba sobre el plan de impuestos de su campaña y lo acusaba de evadir impuestos. Trump no se tomó el golpe a la ligera y asestó con esa frase.

Antes de eso, había acusado a Clinton por no haber hecho suficiente en su carrera política. El candidato republicano dijo: “Creo que en lo único que me superas es en experiencia, pero creo que es una mala experiencia, porque lo que has hecho, lo has hecho mal”.

“Cualquier encuesta negativa es noticia falsa, como las que hicieron CNN, ABC, NBC durante las elecciones. Perdón, la gente quiere seguridad en la frontera e investigaciones extremas”.

Un tuit que el mandatario de línea republicana escribió el 6 de febrero y que tuvo repercusiones dentro de las decisiones de comunicación institucional, ya que la Casa Blanca se volcó contra la prensa estadounidense digital y tradicional el 24 de febrero al negar el acceso de los reporteros de la cadena CNN, del diario The New York Times, de Los Angeles Times y del sitio Politico.

“Covfefe”

La publicación, que fue posteada en Twitter a la medianoche del 31 de mayo y borrada varias horas después, llegó a ser la más efectiva de Donald Trump en meses.

“El tuit más popular de Donald Trump en las últimas semanas no es escandaloso, ni insultante. Es incomprensible. En la medianoche del martes al miércoles en Washington, la cuenta personal del presidente de Estados Unidos publicó un mensaje que decía: “A pesar de la constante prensa negativa covfefe”, publicó El País.

Horas más tarde, mientras “covfefe” se convertía en TT global y medio planeta hablaba en las redes del tema con todo tipo de especulaciones, el propio Trump bromeó con ello y lanzó un nuevo tuit tratando de darle un giro humorístico al tema: “¿Quién puede descifrar el verdadero sentido de ‘covfefe’? Disfrútenlo”, escribió.

“Estás en muy buena forma. Ella está en muy buena forma física. Hermosa”

El presidente de Estados Unidos elogió (o al menos eso intentó) a Brigitte Macron, la esposa del mandatario francés Emmanuel Macron. Este hecho se suscitó durante su viaje a Francia, por invitación del presidente Emmanuel Macron, para celebrar el Día de la Bastilla el 14 de julio.

El mayor éxito del presidente estadounidense Donald Trump ha sido el probar lo inadecuado e insuficiente de las leyes federales de ética, según con una editorial publicada en julio por el diario Los Angeles Times al proponer que es imperativo revisar y legislar al respecto.

“Con esta administración se ha demostrado que nuestras leyes de ética actuales son insuficientes y que los estadounidenses no pueden saber con seguridad si un presidente en ejercicio toma decisiones basadas en lo que es mejor para el país o lo que es lo mejor para su propia cartera”, señaló.

En uno de sus editoriales Los Angeles Times advirtió que “dado el descarado descarrío” de Trump en las normas de transparencia, es imperativo que el Congreso retire posturas partidarias y considere varias recomendaciones que Walter Shaub está haciendo.

Shaub es el presidente de la oficina de Ética Gubernamental, quien entró a ese cargo en la administración del entonces presidente George W. Bush en 2001 y lo terminó a mediados de julio.

“El presidente Trump a pesar de haber abandonado el control activo de la Organización Trump de mil millones de dólares todavía disfruta de sus enormes beneficios financieros, lo que ha hecho que la intersección entre el beneficio personal y la política pública sea extraordinariamente turbia”, resaltó el diario.

Shaub ha tratado de mantener a Trump y a sus designados a una variedad de normas éticas, pero a menudo se ha visto limitado, por lo que en sus últimas recomendaciones ha señalado que “es claro que necesitamos mejoras en el programa de ética existentes”.