5 datos sobre ciberseguridad que debes conocer

El caso entre Apple y el FBI ha puesto sobre la mesa (una vez más) el tema de la seguridad y privacidad de los usuarios, términos que en gran medida se encuentran en las manos de las marcas, no obstante, la mayor parte de la responsabilidad recae en los consumidores finales, y por ello, no está demás recordar estos cinco puntos sobre el tema de seguridad informática.

1.- Ni virus ni hackers

Las contraseñas débiles son uno de los principales factores que ocasionan riesgos a la seguridad. Un ejemplo claro de esto, fue la fuga masiva de fotografías íntimas de celebridades de Hollywood que fueron robadas de iCloud. En su momento se cuestionó duramente a Apple sobre su responsabilidad en este hecho, sin embargo, al final resultó que los atacantes utilizaron simplemente generadores de contraseña para obtener acceso.

2.- Nuevo no es sinónimo de seguro

Algunos consumidores suelen confiarse con el hecho de que sus gadgets o computadoras son nuevos, lo cual relacionan erróneamente con seguros, sin embargo, sin importar el tiempo que lleva en el mercado, cualquier producto puede ser vulnerable ante software malintencionado o ataques directos de hackers.

3.- Las actualizaciones no son opcionales

La mayoría de las personas prefiere aplazar actualizaciones de software por simple tedio ante el tiempo que puede representar o por simple indiferencia, sin embargo, las actualizaciones son un recurso imprescindible para que los desarrolladores reparen bugs, exploits y cualquier problema que pueda dar pie a problemas de seguridad.

4.- Ingeniería social

No todo tiene que ver directamente con ceros y unos, la ingeniería social, por ejemplo, también es un método común para la obtención de información privada que pueda originar acceso no autorizado a equipos, robo de contraseñas, instalación de malware, entre otro tipo de problemas.

5.- Piratería

El consumo de piratería es una de las acciones del usuario que originan mayor riesgo para la propagación de malware, ya que los piratas informáticos tienden a camuflar virus y demás software malintencionado, como imágenes, películas, programas o juegos para que los usuarios los descarguen e infecten sus equipos.