4 creencias y prejuicios de los mercadólogos que son dañinos para su trabajo

México.- ¿Qué opinas de Snapchat, Tinder, los vloggers o los videos virales? Todos tenemos ideas y opiniones personales sobre las tendencias que surgen en el entorno y si estas influyen en tu trabajo como mercadólogo estás poniendo en problemas a tu empresa y a tus clientes. Te decimos cuatro creencias y prejuicios comunes que deberías analizar.

Más notas relacionadas:
5 apps que todo mercadólogo debe tener en su smartphone
Lo que el mercadólogo no quiere escuchar de su agencia
7 conceptos financieros básicos que todo mercadólogo debe conocer


1. Creer que marketing digital = social media
Una gran cantidad de mercadólogos se desarrollan en el marketing digital pero lamentablemente algunos creen que hacer una estrategia en esta área se trata sólo de tener presencia en redes sociales y participar en la conversación. La internet ofrece más alternativas y las tendencias cambian. Por ejemplo, cada vez veremos más video de branded content.

2. Subestimar a los vloggers
Es común leer o escuchar a los mercadólogos o estudiantes de mercadotecnia acusar a los vloggers de ser torpes y fomentar la ignorancia. Verlos así es cerrar los ojos ante las tendencias del mercado. Estos nuevos líderes del entretenimiento están en la mira de las principales marcas que quieren conectar con los jóvenes. Hay que aprender a separar los gustos propios de tu generación con las estrategias de marketing.

3. Minimizar las apps emergentes
“¿Snapchat, Tinder… para qué? Sólo los usan los adolescentes ociosos y los lujuriosos”. Ese tipo de expresiones se escuchan con frecuencia entre profesionales del marketing pero es un error menospreciar los servicios y apps que se convierten en tendencias entre algunos sectores. Debería ser un hábito utilizar todas las novedades que hay en el mercado, no se sabe cuáles se convertirán en un éxito para el marketing digital y qué mejor que ser los primeros en dominar la herramienta.

4. Creer que la viralidad es sinónimo de éxito
Muchos publicistas y mercadólogos miden el éxito en la viralidad de su contenido en Twitter, Facebook o YouTube. Aunque sí es importante el alcance, no hay que perder de vista de que el cliente quiere una campaña que aumente sus ventas y muchas veces 5 millones de likes o views por una idea graciosa no representan ganancias para el que la pagó.