De manera general se piensa que una buena estrategia de marketing en redes sociales está caracterizada por perfiles en donde el contenido es el rey. No obstante, Apple se ha convertido en la excepción a la regla al tener una gran campaña en dichas plataformas, aún cuando sus perfiles aparecen en blanco.

Un reciente análisis entregado por Business Insider indica que la apuesta de Apple en redes sociales va en contra corriente a la tendencia generalizada de pelear por el alcance a gran escala orgánico. La empresa de Cupertino hecha mano de herramientas como los dark post para limitar sus mensajes sólo a los consumidores interesados en ciertos temas, productos y servicios, lo que les permite tener un mejor control y gestión de su marca en redes sociales, al mismo tiempo que gana relevancia entre los usuarios al entregar mensajes a la mediada.

Este tipo de acciones han demostrado interesantes niveles de efectivdiad. Cifras de TrackMavens destacan que a pesar de que las empresas destinan dos veces menos recursos en gestionar acciones dark post que en publicaciones patrocinadas, las primeras resultan en 559 interacciones del total, lo que las ubica relativamente abajo de las segundas que alcanzan 643 reacciones totales.

Lo hecho por Apple es un ejemplo exitoso de dark marketing, tendencia que ha ido en crecimiento. Se estima que en Twitter el 90 por ciento de los anuncios son de esta naturaleza, el 85 por ciento en el caso de Facebook y el 60 por ciento de YouTube.

3 lecciones de Apple

A decir de BizReport, el dark marketing es un “nuevo fenómeno” que tiene como objetivo ejecutar acciones de mercadotecnia en redes sociales ultrasegmentadas e hiperpersonalizadas.

De esta manera, los equipos de mercadotecnia seleccionan toda la información posible sobre los consumidores para llegar a audiencias limitadas con experiencias únicas. En otras palabras, son mensajes muy específicos, que solo funcionarán con ese nicho concreto de la audiencia.

En este sentido, además de ser estrategias efectivas por llegar a un público concreto; con este tipo de acciones las marcas consiguen eficiencia de recursos invirtiendo en aquellos mercados con mayores posibilidades para generar una reacción en la marca o de producto.

En más de una ocasión, Apple ha demostrado que este tipo de acciones son eficientes y aunque podría resultar obvio el proceso para gestionar estos movimientos, existen algunos elementos que no se pueden pasar por alto y que bien se pueden aprender de lo hecho por la compañía fundada por Steve Jobs:

Rapidez

Una estrategia de dark marketing exige equipos y acciones ágiles para encontrar los nichos de mercado que serán objetivo así como para diseñar los mensajes adecuados.

Los tiempos de publicación son vitales para que el mensaje llegue de manera efectiva y logre el cometido.

Targets bien definidos y localizados

Sin una segmentación correcta los resultados de este tipo de estrategias se verán gravemente afectados. El centro de una correcta acción de esta naturaleza es la división del público, sin esto se habrá perdido todo el potencial. Además del mensaje adecuado en el momento oportuno, hay que tener el segmento justo.

Prueba y error 

Es importante hacer tests A/B, para probar las diferentes variables y qué es lo que mejor funciona. Por su naturaleza, es más sencillo hacer estas pruebas con dark post que a través de publicaciones convencionales. Sin embargo, el aprendizaje deberá ser entendido rápidamente para ajustar a la misma velocidad.