20 años después… Francia vuelve a ser campeón del mundo

La victoria de Francia en el Estadio de Luzhniki, dos años después de caer en la final de la Eurocopa ante Portugal.

francia

La selección de Francia se alzó este domingo como campeón del Mundial de Futbol Rusia 2018 con un contundente marcador de 4-2, ante una selección de Croacia que no dejó de luchar al verse abajo hasta por tres goles en la pizarra.

Tuvieron que pasar 20 años para que el equipo galo volviera a coronarse con la Copa de la FIFA, en un partido que ganaron con autoridad, entre errores deportivos, la primera resolución del VAR en una final mundialista y la intromisión en la cancha de integrantes del grupo musical Pussy Riot.

El conjunto de Didier Deschamps, con una de las generaciones más talentosas de su historia, fue demasiado para una Croacia valiente, muy superior en gran parte del partido, pero que no supo cómo contener el enorme potencial ofensivo de les bleus.

La victoria de Francia en el Estadio de Luzhniki, dos años después de caer en la final de la Eurocopa ante Portugal, demuestra que los jugadores galos estaban predestinada a plantarse de nuevo en una final y en esta ocasión ganarla sin discusión.

En su tercera final mundialista (1998 y 2006) Francia demostró autoridad contra una selección de Croacia que disputó fuertes encuentros con selecciones favoritas para estar en la final.

Por su parte, el conjunto balcánico, debutante en un escenario como este, se reveló contra su falta de experiencia entró al partido decidido a gobernarlos. Su voluntad de tener el balón unido a su buen trato con el mismo, le permitió tener arrinconada a Francia.

El técnico de Francia iguala a Franz Beckenbauer y Mario Zagallo como los únicos en la historia en lograr una copa del mundo como jugador de su país y otra como seleccionador.

El triunfo de Francia confirma 16 años de hegemonia europea en los mundiales, siendo el de Corea-Japón 2002, el último que ganara un equipo no europeo de la mano de Brasil. En Alemania 2006, ganó Italia; en Sudáfrica 2010, se coronó España; en 2014, Alemania.

Una de las imágenes iconicas dentro de esta final fue la asistencia del mandatario francés, Emmanuel Macron y de la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, una de las marcas personales revelación dentro de la justa mundialista.

Las reacciones entre ambos mandatarios ante los goles de sus selecciones culminaron con abrazos y aplausos al final del partido por parte de la presidenta croata a su homólogo francés.