Una de las grandes premisas en la industria publicitaria en la actualidad es aquella que dicta que la publicidad efectiva es aquella que no vende. Ser reiterativos en las cualidades de las marcas y sus beneficios con la intención de convertir en el primer paso, ha dejado de ser estrategia efectiva para convertir al espectador en cliente.

Gran parte de este fenómeno responde a la saturación de información a la que están expuestas las audiencias y la poca disposición de las mismas para prestar atención a aquellos contenido que poco interese generan.

En este sentido, de acuerdo con los hallazgos de un reciente estudio presentado por Zenith Media, en el terreno digital, los usuarios sólo tienen oportunidad de ver 4 de cada 10 anuncios, mientras que si de prestar atención se trata las cifras indican que las audiencias demuestran interés únicamente por 2 de cada 10 ejecuciones publicitarias.

De esta manera, han surgido nuevas corrientes publicitarias en las que el producto queda en segundo plano para dar prioridad a información o referencias que resultan más llamativas para los púnico meta. Ejemplo de esto e sea publicidad nativa.

Sólo el 13 por ciento de los millennials consideran que las marcas únicamente deben enfocarse en sus productos y servicios.

Investigaciones de Dedicated Media indican que el 53 por ciento de las personas son más propensas a ver y atender anuncios nativos que publicidad tradicional, gracias a lo cual el -como detallan desde Share Through- el 32 por ciento de los usuarios asegura que comparte este tipo de anuncios con su círculo de contactos, lo que lleva al 57 por ciento de los profesionales de la industria a afirmar que este tipo de publicidad incrementa de manera considerable el compromiso con el cliente y la efectividad de una estrategia en términos de conversión, según Digital Content.

Sin embargo, aterrizar el concepto a otros formatos no siempre es tan sencillo. Cuando pensamos en publicidad impresa, por ejemplo, lograr entregar información clave para que la marca sea identificada y, más aún, tanto sos valores agregados como sus diferenciales sean entendidos.

Aún cuando esto puede resultar complejo, existen algunas marcas que lo han logrado y con esto en mente compartimos una galería de 10 pósters publicitarios que sin mostrar el producto, dicen todo sobre la marca: