Yo también lo borro, ¿y tú?

Para todos es sabido que la violencia a través de las tecnologías de la información, es un fenómeno que crece día a día, por ello, el Congreso de la Unión alistó una campaña denominada #Yoloborro, la cual intenta establecer acciones contra el llamado ciberbullying. Esta campaña tiene como propósito difundir la importancia de hacer uso adecuado de estos medios, a fin de erradicar comportamientos, problemas e incluso delitos que pueden generarse con motivo del uso no responsable de las nuevas tecnologías como el Internet.

En concreto, #Yoloborro es una campaña de concientización pensada en contra de los actos y las actitudes que podrían entenderse como acoso cibernético en redes sociales, telefonía móvil y videojuegos. Dirigida principalmente a niños y adolescentes, que de acuerdo a la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), son el 36% de los 51,200 millones de internatuas mexicanos y que además pasán en promedio más de 5 horas y media al día navegando en el ciberespacio, y la pregunta obligada es ¿cuánto de ese tiempo se pasan cuidándose o cubriéndose de ser acosados? O bien, ¿cuánto de ese tiempo se pasan acosando a otros?

Solo por no dejar pasar la ocasión, les recuerdo que el ciberbullying incluye acosar, molestar, aterrar, torturar, difamar, excluir, presionar, y muchas más que agobian a la víctima que los sufre a un grado tal, que puede incluso llegar a desarrollar pensamientos suicidas, que en casos extremos llegan a concretarse, dado este contexto, espero que la campaña #Yoloborro no se quede solo en una iniciativa más que solo ofrece una buena y loable idea y no líneas de acción resultados concretos, mismo que no se darán sin la colaboración de TODOS; empieza hoy en tu propia casa, observa a tu hijo y si puedes ver algunas de las siguientes conductas, tu hijo es un ciberacosador:

  • Rompe los límites de uso de ordenador pactados.
  • La mayor parte de su tiempo libre está navegando en Internet ya sea en smartphone, tablet o computadora.
  • Tiene comportamientos agresivos, o comentarios fuera de lugar mientras está navegando en internet.
  • Está despierto usando el smartphone hasta altas horas de noche.
  • Si coges su smartphone se pone nervioso, alza la voz, etc.
  • Nunca deja que el mires lo que está haciendo cuando navega en internet.
  • Nunca deja solo su disposivito con el que navega en internet.
  • Usa todo tipo de redes sociales, e intuyes que tiene varias cuentas abiertas.
  • Los fines de semana pasa demasiado tiempo navegando en internt.
  • No sale tanto con los amigos, pues disfruta más desde casa a través de internet.
  • Está ausente, poco comunicativo.
  • Lo ves alterado, muy intolerante.
  • No participa en las conversaciones familiares, se ausenta a su cuarto.
  • Se ha hecho pasar por otros a través del móvil o internet, aunque fuera a modo de broma o juego.
  • No le hemos enseñado unas normas claras de uso de internet.
  • Muestra o comparte fotos o vídeos que le parecen muy graciosos aunque estos puedan ser humillantes para otros.
  • Si ha practicado anteriormente el bullying o acoso escolar.
  • Justifica o excusa la violencia u otros casos de ciberbullying.
  • Tener escasa tolerancia a la frustración.No querer actuar en actividades que exijan cooperación, falta de respeto a la autoridad y a los padres y mostrar abuso de poder o autoridad.

Debes saber también que la motivación para el acoso siempre están presentes el odio, la envidia, la venganza o la incapacidad de aceptar un rechazo, además se añade la característica de cobarde, ya que se oculta tras el aparente anonimato y falsificación de identidad que proporciona Internet.

La falta de una cultura digital, ha dado pie para multiplicar los casos de amenaza, hostigamiento, humillación y molestia a niños y adolescentes mediante Internet, redes sociales y smartphones, de ahí que resulta fundamental comunicar a la población lo importante del uso responsable de estas herramientas, así que iniciemos en casa, conversa con tus hijos y súmate a la campaña #Yoloborro.