• La crisis sanitaria ocasionó que muchas empresas cambiaran su dinámica, como medida de prevención para combatir el contagio por coronavirus.

  • En México el 59 por ciento de los empleadores considera muy importante dar flexibilidad laboral a sus empleados ante problemáticas.

  • Por ejemplo en Corea del Sur e Italia el teletrabajo o Home Office y el uso residencial de internet se ha disparado un 40 por ciento en solo semanas.

La crisis sanitaria ocasionó que muchas empresas cambiaran su dinámica, como medida de prevención para combatir el contagio por coronavirus. Algunas empresas se vieron obligadas a enviar a sus colaboradores a trabajar desde espacios remotos.

Es una realidad que el coronavirus ha traído consigo cambios inesperados y que a futuro podrían marcar mucho del ritmo venidero para las empresas. Estas medidas de encierro obligatorio nos da muestra de que el mundo real y cotidiano también es capaz de moverse en línea. Por ejemplo en Corea del Sur e Italia el teletrabajo o Home Office y el uso residencial de internet se ha disparado un 40 por ciento en solo semanas.

En Estados Unidos comúnmente, antes de la aparición del coronavirus, de los 165 millones de trabajadores, el 24 por ciento trabaja desde su casa, cifras publicadas desde la Oficina de Estadísticas Laborales de aquel país. La aparición del coronavirus podría marcar un impulso y un evento que pueda cambiar las dinámicas laborales en México.

¿Están preparadas las empresas mexicanas?

En el escenario mexicano el 59 por ciento de los empleadores considera muy importante dar flexibilidad laboral a sus empleados ante problemáticas. La contingencia vivida en 2009 por la influenza ya había construido un escenario muy similar al vivido actualmente, pese a este evento como historial las empresas mexicanas aún siguen viendo con recelo estas medidas.

Entre los elementos que más preocupa a las instituciones son las vulnerabilidad de la información de la empresa, que los empleados no logren las metas trazadas, ni que cuenten con las herramientas necesarias. En México solo el 27 por ciento de los empleadores dota a los empleados con una red virtual y privada.

También puedes leer:

Estos son los beneficios

Según un estudio de JLL, cada mes puede costar 20,000 dólares para equipar al menos 400 m² de oficina, más los gastos que implica los suministros y refrigerios para cada trabajador, más los gastos de logística como la luz, el aire acondicionado y repuestos de computadoras. Durante la cuarentena será el colaborador quien cubra de esos gastos.

En Estados Unidos uno de los elementos clave que marcan el beneficio de teletrabajar es el ahorro de combustible, en el país americano el trabajador promedio viaja 48 kilómetros al día, es decir 965 km al mes. En el caso de México es seguro que los empleados se pueden ahorrar los tiempos y el estrés de movilizarse por la ciudad.

Uno de los escenarios optimistas ante la pandemia, es cuestión de organizar los tiempos, hacer frente a la oportunidad.

Algunos testimonios

Por esta crisis ya son muchas las personas que trabajan desde un lugar remoto. Pese a las observaciones y miles de recomendaciones que se nos presentan previo a tomar la opción de ejercer el teletrabajo, lo cierto que las primeras experiencias en esta forma de trabajo siempre son una lucha constante.

Aunque alguna vez soñamos con la oportunidad, la realidad que trabajar desde casa no es una labor divertida, ni cercana a como muchos nos la imaginamos. De ahí que estos tuiteros nos presenten sus testimonios sobre lo que realmente es trabajar desde casa.