• Es incierto si la nueva empresa también controlará los proyectos de Jaden y Willow Smith

  • Por el momento, Westbrook está supervisando una serie original de Facebook Watch, Red Table Talk

  • Will y Jada fueron anfitriones en la premiación de Barack Obama por su Premio Nobel de la Paz en 2009

Muy pronto, una de las parejas más icónicas de Hollywood podría tener su propia casa productora. AP reporta que Will y Jada Pinkett Smith tienen la intención de crear su propia empresa de medios. La organización trabajaría, en parte, para expandir la marca de ambos artistas bajo una nueva estructura corporativa. La marca tomaría el nombre de Westbrook Inc.

En el anuncio, la pareja señaló que la empresa será un proyecto multiplataforma. Su objetivo expreso sería “ejecutar el contenido global y estrategia de negocio comercial de la familia Smith”. Asimismo, tendría la misión de difundir “ideas, arte y productos positivos que entretengan y empoderen el mayor número posible de vidas”. Todos los proyectos de TV y cine futuros de la pareja estarían bajo el control de Westbrook.

Una nueva empresa familiar

Curiosamente, no es extraño que las parejas de mayor influencia en la industria creen marcas que sirvan exclusivamente a sus futuros proyectos. Michelle y Barack Obama crearon la empresa Higher Ground Productions para coordinar, entre otros, sus colaboraciones con Netflix y Spotify. Y la Bill & Melinda Gates Foundation es la organización fundada por el ex-líder de Microsoft y su esposa para impulsar proyectos sociales.

La iniciativa de los Smith también resalta una interesante tendencia en la industria del cine y la TV. Plataformas como Netflix y Amazon Prime, así como compañías más tradicionales, están tendiendo a aliarse con alguna empresa más pequeña para sus productos. La nueva serie animada de Cuphead es un ejemplo notable. También el caso de StoryBots muestra este nuevo estándar de la industria.

Así pues, parece que es el momento de la empresa pequeña en la creación de contenidos. Este enfoque no solo puede fomentar mayor competencia incluso cuando los gigantes tecnológicos parecen acaparar todas las industrias posibles. También significa que hay mayor oportunidad para que las ideas poco convencionales lleguen a una audiencia masiva. Y, con el respaldo de los grandes del mercado, puedan dar rienda suelta a su creatividad.