Durante el tercer trimestre de 2013, Alsea formalizaba la propuesta para comprar de Vips, El Portón, Ragazzi y La Finca en un acuerdo con Walmart por 8 mil 200 millones de pesos.

El movimiento que podría hacer ganar a Walmart mayor liquidez y la posibilidad de poner foco en aquellos productos que estarían sumando a su principal negocio, ahora parece haber sido sólo un movimiento estratégico sin beneficio monetario.

Pago al SAT de más de 8 mil millones de pesos

Y es que la tarde de este lunes, la cadena de tiendas de autoservicio indicó que habría pagado al Servicio de Administración Tributaria (SAT), 8 mil 079 millones de pesos para concluir los asuntos fiscales sustanciales, los cuales incluye la revisión de la operación de venta de la cadena de restaurantes Vips.

“El pago se registrará en nuestro estado de resultados consolidado de los tres meses que terminarán el 30 de junio de 2020”, aseguró la empresa en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

En febrero pasado, la empresa aseguraba que el organismo fiscal reclamaba un monto de 10 mil 559 millones de pesos en impuestos, multas y recargos por la operación.

En aquel momento la firma indicaba que “las autoridades fiscales realizaron una revisión de la operación de venta de la división de restaurantes Vips a Alsea y emitieron un oficio de liquidación, en el que reclaman el pago de supuestas diferencias en el pago de impuestos, que al 31 de diciembre de 2019 ascienden a 10 mil 559 millones de pesos, que incluye impuestos, multas, recargos y actualización”.

No sólo es Walmart

El movimiento relacionado con Vips también cobró factura a Alsea, empresa que a principios de este año registrará una perdida de 2 mil 440 millones de pesos en el valor de las acciones de la compañía, luego de que se diera a conocer un reclamo del Servicio de Administración Tributaria (SAT) por 3 mil 800 millones de pesos por los impuestos generados tras la adquisición de la división de restaurantes que, hasta 2014, pertenecía a Walmart de México.

La cantidad reclamada por la autoridad fiscal incluía actualización, recargos y multas por la operación, y en términos prácticos representaría 4 de cada 10 pesos que conforman el flujo operativo (EBITA) de Alsea durante 2019.

Para la compañía que controla grandes cadenas de restaurantes en el país, el tema no es menor. De hecho, tal y como indican desde Intercam, de verse obligado a pagar el monto reclamado por el SAT, la empresa se vería alejada de cumplir con su objetivo de llegar a un nivel de apalancamiento de 2.8 veces durante 2020, lo cual podría mermar su rendimiento en el mercado y abrir espacio a sus competidores, más en un momento en el que Alsea se ha visto fuertemente golpeada por la emergencia sanitaria.

En un mal momento

Recordemos que, según lo reportado en el último informe financiero de la compañía, las ventas netas registraron un desplome de 11.5 por ciento durante los tres primeros meses del año con un total de 12 mil 85 pesos. como consecuencia del cierre de muchas de sus tiendas así como las medidas tomadas por el consumidor ante la emergencia de salud.

“Para dar una idea del impacto sin precedente en las ventas, de enero a febrero en México estaban ligeramente por encima del año anterior; en marzo estaban un 18.5 por ciento por debajo del año anterior; y durante el mes de abril un 67 por ciento por debajo. Para Europa, las ventas en marzo estaban 54 por ciento por debajo del año anterior y para abril, 94 por ciento por debajo del mismo mes en el año anterior. En Sudamérica experimentamos las mismas tendencias. Dado que tuvimos dos buenos meses en el primer trimestre y para el segundo trimestre en abril las ventas fueron mínimas y la reapertura de tiendas será gradual en mayo y junio, pronosticamos que el segundo trimestre será materialmente peor que el primero”, detalló la compañía.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299