• En cifras de Statista, el auto eléctrico tendrá su mayor índice de crecimiento en Asia-Pacífico entre 2016 y 2026

  • Hasta el día de hoy, el vehículo con mayor alcance de las opciones eléctricas e híbridas es el Tesla S100 D

  • Para finales de 2018, Volkswagen registró ganancias por 235 mil 850 millones de euros a escala global

La industria del auto eléctrico es, por varias razones, el futuro de la movilidad. En primera instancia, los motores eléctricos tienden a utilizar de forma más eficiente la energía, en efecto mejorando su efectividad a largo plazo. Asimismo, pueden ser una solución sólida para resolver problemas como la contaminación medio ambiental y la eventual escasez de combustibles fósiles. Por otro lado, también son una tendencia en aumento entre las marcas.

Basta con observar algunas cifras ligadas a esta industria. De acuerdo con cifras recopiladas por Interesting Engineering, las ventas de estos vehículos, solo en Estados Unidos (EEUU), crecieron en 81 por ciento durante 2018 frente al año previo. A escala global, según EV Volumes, ya hay más de 2.1 millones de unidades en circulación. A la vez, en cifras de Arcadia Power, el auto eléctrico solo representa el 0.2 por ciento del total de automóviles en el mundo.

A pesar que el auto eléctrico todavía no alcanza las cifras de su contraparte tradicional, es un mercado en el que cada vez más marcas están ansiosas de apostar. Es evidente que el creciente interés en esta tecnología no es solo una tendencia temporal. Así, muchas empresas están invirtiendo mucho en estos autos. No solo para desarrollar opciones con capacidades similares a un modelo estándar. También para reducir su precio a un rango aceptable.

Volkswagen y su nuevo auto eléctrico para masas

En este sentido, un nuevo competidor se suma a la escena. De acuerdo con The Verge, Volkswagen acaba de anunciar un nuevo vehículo eléctrico “para las masas”. El ID.3 acaba de presentarse en el 2019 Frankfurt Motor Show. Se espera que venga en tres variantes de precio y capacidad, la más accesible de ellas con un precio menor a los 30 mil euros (unos 649 pesos mexicanos). El automóvil podría llegar al mercado tan pronto como mediados del próximo año.

Materiales promocionales del auto eléctrico muestran que, en diseño, es muy similar al Golf tradicional. Volkwagen, sin embargo, afirmó que este vehículo debería ser mucho más cómodo para los usuarios. Debido a que el motor eléctrico es más pequeño que uno convencional, el exterior del auto puede ser pequeño, pero con un interior relativamente amplio. Por ahora, no se sabe cuándo llegará a EEUU o a China. Tampoco se menciona un lanzamiento en México.

¿Una inversión prudente para Volkswagen?

La fiebre del vehículo eléctrico está presente en todas las grandes automotrices del mundo. La semana pasada, Porsche lanzó un auto de lujo para competir con Tesla, valuado en tres millones de dólares (mdd). Lamborghini, como parte de su estrategia para alcanzar a Ferrari, también está apostando fuerte por este mercado. Toyota, por su parte, incluso presumió en julio que fabricaría tantas unidades, que necesitaría más proveedores fuera de Panasonic.

Para Volkswagen, entrar al mercado de los vehículos eléctricos para las masas es una idea inteligente. Cada vez se acepta con mayor libertad los beneficios financieras y ecológicos de un auto eléctrico. Conforme se pierde el miedo a este tipo de unidades, un segmento menos selecto del público está dispuesto a adquirir uno de estos modelos. Ser de las primeras compañías en proporcionar una opción asequible será una ventaja inmejorable en reputación.

Al mismo tiempo, hay un reto crucial que la marca debe enfrentar antes de vender su auto eléctrico. La producción a escala le permitirá ciertamente reducir el precio de su modelo. Sin embargo, para tener buenos rendimientos de esta estrategia, necesita una buena demanda. Antes de lanzarse con su iniciativa, Volkswagen debe certificar que hay suficientes personas interesadas. O, en el peor de los casos, generar todo el entusiasmo previo que le sea posible.