• Para 2009, Gameloft ya había distribuido más de 200 millones de videojuegos a escala global

  • De acuerdo con Owler, la desarrolladora francesa tiene poco más de seis mil empleados

  • El 33 por ciento de las ganancias de la compañía se originaron en la región de Norteamérica

El mercado de las aplicaciones móviles es muy atractivo para las marcas. Con 258 mil 700 descargas anuales estimadas para 2022, son canales valiosos para transmitir mensajes comerciales. Y los videojuegos ocupan un lugar privilegiado en esta industria. Solo en Google Play, estos programas eran, para marzo de 2018, el 18.8 por ciento de las apps disponibles. Así pues, los anunciantes pueden alcanzar a un buen número de usuarios por este medio.

Gameloft, uno de los jugadores más importantes en el mercado de los videojuegos móviles, quiere capitalizar esta situación. De acuerdo con The Drum, el desarrollador ha firmado una alianza con la compañía de publicidad programática PubMatic. La tecnológica ayudará a su ahora socia a colocar automáticamente anuncios en sus apps. Así, los anunciantes podrían alcanzar con mayor facilidad a sus 98 millones de usuarios activos diarios.

John-Paul Burke, gerente regional en Reino Unido, Irlanda y Países Nórdicos de Gameloft, apuntó que sus videojuegos “llevan a las marcas más cerca de los usuarios. Les ofrecen escala y las ponen frente a una audiencia más relajada y leal”. Por su parte Emma Newman, vicepresidente de PubMatic en Reino Unido aseguró que dará a los anunciantes “acceso a una demanda más amplia. Y también a presupuestos de marca y oportunidades in-app de calidad”.

Crecer en un mercado de videojuegos dominado por rivales

Para Gameloft, es fundamental que su estrategia de publicidad programática funcione. Tanto en cuestión de descargas como de ingresos, la compañía va muy por detrás de sus competidores. Lograr que sus clientes puedan posicionar comerciales con mayor facilidad en sus videojuegos puede ser un valor agregado valioso para su propuesta. Sin embargo, puede que no sea suficiente para escalar puestos en la industria del gaming marketing.

Y es que la publicidad en videojuegos es un asunto complejo. Utilizar estas técnicas en las campañas de marketing tiene sus respectivas desventajas. Además, los anuncios programáticos son ya de por sí una herramienta que despierta varias dudas. Estos canales se utilizan con cada vez mayor frecuencia para cometer fraude, como le demuestra el nacimiento de nuevas modalidades. Además, este hecho ha creado una desconfianza en la industria.

Asimismo, el valor agregado de Gameloft sería insuficiente ahora que se integran nuevos competidores al mercado de videojuegos móviles. En su primer evento público, Snapchat anunció que estaría internándose al gaming mobile en el futuro próximo como parte de su estrategia publicitaria. Y con su plataforma Stadia, Google quiere llevar títulos de calidad consola o PC al entorno móvil a través de un sistema de streaming.

Con estas condiciones, Gameloft necesita más que publicidad programática para crecer los ingresos de sus videojuegos. Por otro lado, también es posible que la compañía le apueste a la cola larga. Al final, la marca tiene una extensa librería de títulos a lo largo de múltiples plataformas. Y a lo mejor no es la líder del mercado de las gaming apps. Pero sus ingresos anuales, de más de 293 millones de euros, demuestran que tampoco es una principiante.