Vestidos feos en Met Gala, hubo estrategia de marketing

La pasada edición de la Gala del Met (Costume Institute Gala) reunió a los grandes exponentes de la industria de la moda, quienes aprovechan para llevar a cabo un product placement marcado por la excentricidad de sus prendas, que en algunos casos resultaron fuertemente criticados.

Es sabido que el objetivo en el diseño de este tipo de vestidos es crear una experiencia de marca a través de un diseño que rompe con la norma, usando materiales poco usuales y con la composición exuberante en muchos casos.

El producto placement dentro de la industria de la moda es común verlo en revistas especializadas, cuando estas lanzan páginas de features, donde se les da crédito a las marcas a través de fotografías de sus productos.

La inversión esperada en product placement en países como México será de mil 560 millones de dólares para 2019, mientras que en Estados Unidos esta será de 11 mil 440 mdd, de acuerdo a datos de PQ Media.

Debido a esto, un caso que llama la atención es el de la actriz Sarah Jessica Parker, quien en dos ocasiones ha logrado hacer un product placement dentro de este evento.

El primero ocurrió cuando en la edición 2014 de este evento, donde llevó puesto un vestido de la marca Oscar de la Renta, en el que se podía ver el logo de la firma en un amplio espacio de esta prenda.

Para la edición celebrada este año, la actriz llamó la atención de la crítica por la decisión de llegar al evento con un saco y pantalón tipo pescador, hecho que resultó ser una estrategia de marketing, con la que busca promover el uso de nuevas tendencias en materiales como las telas, para la creación de productos, hecho que tiene un impacto directo en la firma Le Studio Anthost, especializada en la producción de telas mediante diversas tecnologías.

El crecimiento de nuevas tendencias que buscan establecerse en el mercado de la moda está llevando a la aplicación de diversas estrategias de marketing, que buscan establecer este nuevo escenario comercial, en donde el patrón de consumo podría adaptarse a nuevas necesidades influenciadas por la tecnología de producción e innovación de materiales.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299