Ventajas y desventajas en el mundo laboral para una mamá

La imperiosa necesidad de contar con un empleo para subsistir en un mundo donde la situación económica es crítica y donde no hay cabida para desperdiciar el tiempo, hacen muy complicada la situación para las mujeres que tienen hijos y trabajan, pues no les queda otra alternativa más que sacrificar tiempo de estadía con sus hijos y esperar que los medios de comunicación, las redes sociales, las malas compañías, la violencia y el crimen organizado no influyan de manera negativa en la vida de sus hijos, pero si la necesidad de trabajar es evidente, pues no quedará de otra más que vivir con ese riesgo latente que tienen que correr para poder sacar adelante a esos hijos a los que les quieren dar la mejor vida posible.

Equilibrar la vida familiar y profesional es el gran reto de las mujeres con hijos dentro del mercado laboral, pues siendo madres solteras o conviviendo con una pareja que se desentiende de los quehaceres y educación de los hijos, producirá complicaciones y problemas al por mayor, tanto a nivel físico como a nivel emocional, pues la carga de estrés estará presente las 24 horas del día.

Ser mamá debe ser la mejor experiencia que puede tener una mujer y por lo tanto tendrán que combinar de forma eficiente el amor por los hijos y por el trabajo, pues cuando estén trabajando deberán hacerlo por amor a sus hijos, pero también por amor a su carrera porque de ello dependerá que logren muchos éxitos. Por lo tanto, ser una madre que trabaja no es una tarea fácil, pero también debe tener su lado positivo, así que a continuación mencionaré las ventajas y desventajas que tiene una madre que cuenta con un empleo:

Ventajas:

1. Lograr una satisfacción profesional

Ser madre y alcanzar los mayores niveles jerárquicos dentro de una organización al poner en práctica todos los conocimientos adquiridos en la universidad y en los diversos empleos que ha tenido en su vida profesional, sería el sueño perfecto para cualquier mujer que está atenta con lo que le ocurre a su familia y es muy exitosa en su ambiente laboral, pues la satisfacción personal y profesional la llevará a alcanzar la plenitud y felicidad que todo ser aspira. Ejemplos de madres que son exitosas en los dos aspectos de la vida hay muchos, así que las que quieran saltar cualquier barrera, por más alta que ésta sea, no será una causa para desistir en su intento de lograr el éxito deseado, siempre se las ingenian para ir adelante hasta que logran su sueño.

2. Independencia económica

Otra de las ventajas de ser una madre con un empleo consiste en la independencia económica que adquieren cuando generan sus propios ingresos, pues el comprar cosas para los hijos, para la casa, o para ellas mismas no será un tema que sea causa para generar una discusión con el marido sobre el presupuesto asignado para compras familiares, desde luego que los excesos también podrían causar problemas familiares, por lo que se recomienda mantener un adecuado control de los ingresos para que sean utilizados lo mejor posible y no por el hecho de contar con un ingreso extra les dé la facultad de desaparecer el equilibrio económico esperado.

3. Administración eficaz del tiempo

Las madres que cuentan con un empleo se convierten en torbellinos y máquinas administradoras del tiempo, pues no sabemos cómo le hacen, pero se las ingenian para hacer cientos de actividades durante todo el día y así cumplir eficazmente con cada actividad que les sale al paso, por ejemplo, tener listo el desayuno, dejar a los niños en la guardería o escuela, llegar a tiempo al trabajo, hacer ejercicio, revisar tareas, hacer la cena y además cumplir con alguna que otra tarea doméstica.

Desventajas:

1. Descuidan la formación de los hijos

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas para las madres que tienen que salir a trabajar, ya sea por una necesidad económica o por generar una satisfacción profesional, pues el cuidado y educación de los hijos queda en manos de terceros, lo cual puede resultar muy peligroso, pues los niños pueden presentar bajo rendimiento escolar o estar metidos en situaciones delicadas que los padres que salen a trabajar no se enteran debido a que mantienen poco contacto con los hijos y al llegar cansados lo último que quieren es enterarse de la problemática de los hijos, evaden la realidad, le dan poca importancia a las tareas y el cansancio de la jornada laboral les impide permear de manera eficiente los valores que deben ser inculcados en los hijos, ya que está demostrado que el 90% de dichos valores provienen del seno materno y paterno, por lo que es un asunto con el que se debe tener mucho cuidado.

2. Son menos favorecidas cuando hay promociones

Estamos viviendo una época donde la mujer prefiere tener hijos cuando se aproxima a la edad de 40 años y han ejercido su carrera profesional de forma exitosa, esto debido a que en la mayoría de las empresas al momento de realizar promociones a los siguientes niveles, tienden a descartar a las mujeres que tienen hijos, bajo la falsa premisa de que tendrán poca disponibilidad para cumplir con las nuevas actividades que ofrece la posición de cambio.

3. La realidad es que adquieren doble trabajo

Cuando una madre ingresa o decide quedarse en el mundo laboral, en realidad está adquiriendo una doble sesión de trabajo, pues además de cumplir con la estresante jornada laboral, tendrá que hacerse cargo de las necesidades del hogar, sobre todo viviendo en países donde se dice que el machismo ha ido en decremento, pero la realidad es otra, porque la mujer sigue haciéndose cargo del súper, del aseo doméstico y de las quejas de los hijos y del marido, lo cual tarde o temprano lleva a escenarios de conflicto dentro del seno familiar, pues la lucha por saber quién tiene el control de las decisiones familiares se volverá el pan nuestro de todos los días.

La llegada de los hijos continúa siendo un factor preponderante en la vida de las mujeres, pues se encontrarán en la disyuntiva de tener que tomar la decisión de abandonar el trabajo para cuidar a los hijos o continuar con su vida profesional pese a todos los problemas y obstáculos a los que se enfrentará debido a la doble responsabilidad que representa la carga laboral y la carga de las tareas domésticas, lo cual evidentemente condicionará tanto el desarrollo familiar como el profesional.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299