• Amazon y Valentino se han unido en una demanda para denunciar el robo de propiedad intelectual del diseño de zapatos.

  • Este hecho sienta un precedente en la lucha por la propiedad intelectual.

  • Un elemento que no podemos perder de vista es la relevancia del comercio electrónico.

El robo de propiedad intelectual se ha convertido en un serio problema para las marcas, pero un caso sienta un importante precedente, sobre todo porque ahora el comercio electrónico se ha incrementado.

La demanda de productos de moda se ha convertido en un importante referente en el mundo y no solo eso, ha marcado una pauta de cómo esta categoría se ha convertido en una de las más exitosas en venta dentro del canal digital.

Un elemento que no podemos perder de vista es cómo las marcas se han ido adaptando al consumidor y cómo a partir de esta innovación es que han logrado establecer referentes de negocio clave.

Vender ropa pirata en Amazon es una mala idea

Por años ha sido famosa la aberración del mercado de lujo por vender sus productos en Amazon, pues consideran que la experiencia de venta en la plataforma no refleja los valores de la marca, pero muchas cuentas se han dado a la tarea de vender productos que en algunos casos han infringido las normas de la plataforma.

Amazon y Valentino se han aliado en los tribunales para demandar a una marca que es acusada de vender diseños copiados de la casa de moda italiana.

Un aspecto que vale la pena comprender es el precedente que se establece con esta acción, pues se establece un referente de cómo las compañías están enfrentando el robo de propiedad intelectual.

Los detalles del hecho advierten que la marca demandada es Kaitlyn Pan, una firma de calzado femenino con sede en la ciudad de Nueva York, acusada de replicar a la firma italiana.

Entre las piezas de calzado icónicas que han sido imitadas se encuentra el zapato Garavani Rockstund.

En un comentario hecho por Amazon sobre la situación y que ha sido trascendida por medios especializados, la plataforma ha advertido que “a pesar de los múltiples avisos de infracción y una orden de cese y desistimiento, Kaitlyn Pan continúa importando, distribuyendo, vendiendo y ofreciendo productos que infringen en kaitlynpanshoes.com (…) ignorado flagrante e intencionalmente la propiedad intelectual de Valentino”.

El señalamiento de que la marca continúa comercializando los zapatos imitación de Valentino ocurre porque Amazon dio de baja la cuenta de la marca y esta siguió vendiendo en su tienda en línea.

El caso también sienta un precedente en el que se advierte la colaboración entre una marca de moda y una marca de comercio electrónico para hacer frente al robo de propiedad intelectual.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299