Las cosas no han sido sencillas para Under Armour. La marca deportiva ya vislumbraba un 2020 retador, mismo que con la llegada de la pandemia no hizo otra cosa más que ganar complejidad.

De la misma manera que sucedió con firmas como Nike o Adidas, esta firma vio golpeadas sus ventas y por tanto sus ingresos ante las medidas de confinamiento y el cierre obligado de muchos puntos de venta.

Un salvavidas que no es suficiente

En su informe trimestral, la empresa deportiva con sede en Baltimore indicó que entre enero y marzo del presente año obtuvo ingresos por 930 millones de dólares, por debajo de lo registrado en el mismo periodo de 2019, cuando reportó mil 204 millones; destacando que las ventas mayoristas y las realizadas en Estados Unidos (su principal mercado) cayeron 28 por ciento en ambos casos.

El problema no es sólo haber reportado menos ingresos, algo que ha sido una constante en la mayoría de las marcas en estas semanas de entrega de reportes financieros. Lo malo para Under Armour es que quedó por debajo de las estimaciones de los analistas situadas en 976 millones de dólares. 

Estos llevó a la marca a, en principio, buscar nuevas líneas de negocio en donde una de las más lucrativas resultó ser aquella relacionada con la fabricación y venta de cubrebocas enfocados a los deportistas.

Así lo dejan ver las reciente declaraciones emitidas por el CEO de la empresa Patrick Frisk, quien aseguró que el cubrebocas que promete “destruir” al Covid-19 se agotó en apenas una hora.

El hito es interesante si consideramos que el costo del nuevo accesorio de la marca tiene un costo de 672 pesos, el cual parece que los usuarios están dispuestos a pagar ante la promesa de eliminar el nuevo coronavirus en apenas 10 minutos “gracias a su tecnología antimicrobiana no metálica”.

Lo cierto es que esto no parece ser suficiente para que la marca comience a retomar sus ganancias e ingresos.

¿Una importante marca en venta?

De hecho, todo parece que encontrar la estabilidad demandará medidas más drásticas que supondrán la venta de una marca que para Under Armour representó la incursión a un segmento con importante potencial de crecimiento.

Se trata de MyFitnessPal, aplicación que hace cinco años fuer comprada por Under Armour para incursionar al terreno de la vida fitness en digital.

De acuerdo con lo publicado por The Information, Under Armour estaría en busca de un comprador para esta plataforma como parte de su plan de reestructuración en su negocio digital. El precio no sería otra más que 475 millones de dólares, misma cifra que la empresa deportiva pagó durante 2014 para hacer de esta app.

Hasta el momento, MyFitnessPal cuenta con 150 millones de usuarios registrados, lo que supone casi el doble que cuando Under Armour la adquirió.

De igual manera se estima que Under Armour ha invertido más de 700 millones de dólares en los últimos tres años para fortalecer su negocio digital mediante las apps de entrenamiento.

En esta estrategia MyFitnessPal era una pieza vital para Under Armour; no obstante, una de las razones que aceleran esta venta esta en que, desde el pasado 31 de marzo, UA Record ya no presta sus servicios, que pasaron a integrarse en MapMyFitness, que a su vez comparte datos y servidor con MyFitnessPal. Esto quiere decir que con la venta también se irían datos de millones de consumidores.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299