Una tienda de zapatos crea una falsa firma de lujo para engañar a influencers

payless
Imagen extraída de Vimeo

Los Ángeles (Estados Unidos).- La profesión de influencer es una a la que quieren optar los jóvenes de todo el mundo y son muchas las marcas que utilizan la imagen de estas estrellas de Internet para conseguir que sus productos lleguen a ser conocidos por muchos más usuarios. Ahora, Payless, una cadena de zapaterías low cost norteamericana conocida, fundamentalmente, por sus precios bajos ha creado un timo para los influencers de Los Ángeles y consiguió venderles zapatos que en sus tiendas cuestan 30 dólares por unos 600 dólares, haciéndoles creer que eran zapatos de lujo.

Para ello, Payless creó una nueva firma llamada Palessi (italianizando así su nombre) y alquiló una antigua tienda de Armani en un centro comercial de lujo y llenó los estantes de sus zapatos low cost. Además, el engaño llegó tan lejos que incluso creó una cuenta de Instagram de la fictia marca y una página web.

Tras esto, solo quedó invitar a un grupo de influencers a una fiesta de inauguración y en la que el champán estaba presente, para así ofrecerles sus zapatos de bajo precio pero a precios desorbitados, de 200 a 600 dólares.

En unas pocas, el engaño a los influencers surtió efecto y la ficticia firma Palessi llegó a vender en torno a 3 mil dólares en zapatos en solo unas horas. El margen de ganancia de la firma llegó a aumentar en un 1.800%. Una vez pagaron el calzado, los influencers fueron informados por la firma que, en realidad, la marca era la de calzado low cost Payless y les devolvió el dinero aunque dejó que se quedaran con los zapatos que habían adquirido para que así le dieran promoción a su producto.

Tal y como ha comentado el director creativo de la compañía de publicidad DCX Growth Accelerator, Doug Cameron, quien dirigió esta acción, “Payless quería llevar el género del experimento social a nuevos extremos para, al mismo tiempo, usarlo en hacer una declaración cultural. Los clientes de Payless comparten un punto de vista pragmático y pensamos que sería provocativo utilizar esta ideología para desafiar la cultura de los influencers que dominan la imagen de la moda actual”.

Lo que ha quedado claro con este experimento-engaño es que el precio del producto influye en la calidad percibida por los usuarios a la hora de adquirir un producto.