• La moneda para conmemorar el Brexit es la cuarta pieza que produce la Royal Mint sobre la relación Reino Unido-UE

  • Originalmente, la fecha que iba a tener este artículo era 31 de octubre de 2019, cuando se iba a llevar a cabo la separación

  • Alrededor de un millón de productos alcanzaron a salir con el día equivocado, que tuvieron que volverse a fundir

Hoy será un día que pasará a la historia, no solo para la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, sino también para el resto del mundo. Según el New York Times, hoy el país formaliza su “Brexit” de la organización de cooperación económica continental. Si bien es un gran evento, según AP no se espera que hayan muchos cambios notables inmediatamente. De hecho solo se quitaría la bandera del país en Bruselas, el centro del bloque, pero no habrá mucha más ceremonia.

Por supuesto, esto no significa que el Brexit no esté ocasionando revuelo a escala global. En varios periódicos de todo el mundo, el evento está siendo retomado como lo que es: un hecho histórico sin precedentes. Además, desde hace días que se empiezan a consolidar algunos de los peores temores sobre lo que el proceso significaría a futuro. Por ejemplo, las marcas que podrían ver afectados sus negocios. O bien, el mensaje de unidad que lanzan otras empresas.

A la vez, poco se sabe de los efectos negativos que el Brexit tendría en el largo plazo para la economía de Europa y Reino Unido. The Business apunta que las perspectivas de crecimiento, comercio y empleo del país se van a desplomar a corto plazo. Council of Councils apunta que las autoridades británicas deberán reajustar su política exterior, por ahora igual a la de la UE. El ISPI pinta un panorama positivo, siempre que pueda existir una gran relación entre las partes.

Una moneda para celebrar el Brexit

Todavía nada de eso importa. Por ahora, el sector de la población británica que ansiaba por fin salir del yugo de la UE podrá celebrar. Y las autoridades de Reino Unido tienen la idea perfecta para conmemorar al Brexit. De acuerdo con la BBC, se lanzará una moneda de 50 peniques edición especial. Las monedas irán grabadas con la fecha, 31 de enero de 2020, así como un pequeño mensaje. Específicamente, “Paz, prosperidad y amistad con todas las naciones”.


Notas relacionadas


De acuerdo con Siasat, se espera que la Royal Mint, el organismo encargado de acuñar en Reino Unido, produzca unas 10 millones de piezas para consumar el Brexit. Tres millones se van a poner en circulación a partir de hoy mismo. El resto van a empezar a circular más tarde en el año. También se venderán versiones especiales. Por 10 pesetas se podrá comprar una que jamás entró en circulación. Casi mil pesetas costará una edición limitada hecha con oro.

La iniciativa no ha sido bien recibida entre la población que votó en contra del Brexit. Express señala que varias personas se han dedicado a “vandalizar” algunas de las copias que ya están en circulación. Algunas personas han usado marcadores permanentes para dibujar un corazón y las siglas de la UE en la carátula. Muchos otros solo se dedicaron a poner la frase “Yo amo la Unión Europea”, también en nomenclatura, para expresar su disgusto ante la decisión política.

Estrategias de marketing en guerra

No cabe duda que la moneda conmemorativa del Brexit es una forma de promoción con la que el gobierno en turno quiere celebrar su victoria política. En este sentido, se trata de una simple estrategia de marketing. Especialmente si se toma en cuenta el mensaje específico que está en la carátula de la moneda. Por supuesto, era obvio desde un principio que iba a ser un éxito entre los que apoyan la idea y un rotundo fracaso entre la gente que quería quedarse en la UE.

Por otro lado, el “vandalismo” de las monedas es también una especie de marketing. Es una forma en que la gente está tratando de expresar su disgusto ante el Brexit y la decisión de su actual gobierno. Por supuesto, nada de esto va a importar en el corto plazo. El proceso ya es una cosa hecha y ya no habrá vuelta atrás en, cuando menos, algunos años. Así que, por ahora, todos en Reino Unido tendrán que aprender a vivir con la situación que ya crearon.