Una foto con el presidente de Turquía derivó en la renuncia de este jugador de la selección de Alemania

Imagen de Bigstock

El mediocampista de la selección de Alemania, Mesut Özil, dio a conocer este domingo su renuncia al representativo alemán, mes y medio después de que se desatara la polémica por tomarse una foto junto con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, así como al criticar la actitud de los medios de comunicación y de la propia federación en la controversia.

El jugador de 29 años y que hasta ahora fungía como pieza clave en el equipo europeo al mando de Joachin Löw, anunció su decisión mediante su cuenta de Twitter, tiempo después explicó por ese medio el por qué decidió posar junto al presidente turco.

Las raíces turcas pudieron haber quedado en entredicho en caso de negarse a hacerse la foto indicó Özil, además de que reiteró que lo volvería a hacer. “Para mí, hacerme una foto con el presidente Erdogan no tiene nada que ver con la política o con las elecciones, sino con el respeto hacia el máximo cago del país de mi familia”, detalló.

Se trató de la primera ocasión en que el futbolista se pronunció sobre la instantánea que se realizó durante junio pasado junto con el mandatario turco, en la que también se encontraba el jugador de origen turco Ilkay Gǘndogan.

Según diversos reportes de prensa, la fotografía se interpretó como un apoyo a la campaña por la reelección del presidente de Turquía, quien, se indica, mantiene tensas relaciones políticas con la canciller Angela Merkel.

A su vez, el director técnico del representativo alemán decidió mantener a los dos jugadores dentro del plantel que enfrentó la justa mundialista de Rusia; incluso la propia canciller expresó en un momento dado su deseo de que la afición dejara de abuchearles cada vez que saltaban al terreno de juego.

La imagen del jugador, más allá de su elevado nivel, se trata de la integración en Alemania del mayor colectivo de ciudadanos de origen extranjero, los germano-turco, con tres millones y medio de personas; de los cuales, la mitad conserva su derecho a votar en Turquía.

Asimismo, los directivos, tanto de la selección como de la federación llegaron a reprochar a los futbolistas el por qué no explicar su proceder antes del Mundial, lo que se interpretó como una forma de culparles por la desastrosa participación de los alemanes en la Copa del Mundo que recién terminó.