Un Tesla en piloto automático choca contra un camión de bomberos en EU

Tesla alcanzó un valor de marca de cinco mil 880 millones de dólares en 2017, de acuerdo con estimados de Millward Brown.

Tesla registró su primer accidente de 2018 y ocurrió en California, donde un automóvil se impactó contra un camión de bomberos.

El hecho ocurrió en una vía rápida de Culver City, California, donde un camión de bomberos se encontraba apoyando en un accidente de auto, cuando de pronto el camión de bomberos se vio impactada por un Tesla que iba en piloto automático, según información trascendida por CNN.

Tras el accidente, CNN citó el manual del Tesla donde se advierte que “no puede detectar todos los objetos y no puede frenar / desacelerar para vehículos estacionarios, especialmente en situaciones cuando se conduce a más de 50 mph (80 km / h) y un vehículo está delante detenido”.

En 2016 dimos a conocer que al menos tres órganos reguladores de Estados Unidos estarían investigando a Tesla Motors por no haber informado oportunamente a sus inversionistas sobre la muerte de un hombre ocurrida como consecuencia de un choque donde el piloto automático de la compañía se encontraba en funcionamiento, según informó The Wall Street Journal.

En menos de un mes se dieron a conocer al menos tres accidentes donde se vio implicado el uso del piloto automático de Tesla. El primero se hizo público el 30 de junio, a pesar de que ocurrió en mayo de 2016, mientras que el 6 de julio se dio a conocer un nuevo caso, en el que no hubo víctimas mortales, pero después, un accidente ocurrió durante el fin de semana, en Montana, Estados Unidos, en el que de igual forma no hubo heridos.

Como consecuencia de estos hechos, la National Transportation Safety Board, la National Highway Traffic Safety Administration y la Florida Highway Patrol iniciaron investigaciones abiertas relacionadas a Tesla Motors, sin embargo, la empresa aún no habría sido notificada, según información de WSJ.

Parte de estas investigaciones habrían sido alentadas por inversionistas de la compañía, debido a su malestar por no ser informados oportunamente sobre los accidentes, en particular el primero de ellos donde falleció una persona.

En 2017 la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico (NHTSA por sus siglas en inglés) absolvió a Tesla por su supuesta responsabilidad en el accidente vial que cobró la vida al propietario de un vehículo que utilizaba la función “piloto automático”.

Joshua Brown murió en un accidente en 2016 cuando su vehículo Model S acabó debajo de un camión con remolque blanco mientras tenía habilitada la función de piloto automático. El siniestro provocó una investigación de la NHTSA, junto con las llamadas de grupos como Consumer Reports, los cuales exigieron que Tesla cambiara el nombre de la modalidad y que fuera desactivada para evitar futuros incidentes.

Cabe recordar que desde su salida al mercado, el piloto automático de Tesla ha causado gran polémica, sobre todo porque algunos consumidores han interpretado esta función como un sustituto del conductor humano, lo cual es incorrecto, ya que se la empresa asegura que es necesario utilizar su piloto automático sin quitar las manos del volante.