Un problema más al tormentoso cambio de Yahoo a Oath

Imagen: shutterstock

El trompicado proceso de compra de Yahoo por parte de Verizon para terminar fusionándola con AOL y convertirla en Oath tiene un problema más, pues está en medio de una demanda con Mozilla.

Hace apenas unas semanas Mozilla lanzó Firefox Quantum, una nueva versión de su navegador y con ello anunció que abandonaba a Yahoo para cambiar a Google como su buscador predeterminado.

Esto no le gustó para nada a los nuevos dueños de la que en su momento fuera unas de las pioneras en la era de los buscadores y servicios de correo electrónico por lo que decidieron interponer una demanda.

Este es sólo el problema más reciente de la tormentosa adquisición de Yahoo por parte de empresa de telecomunicaciones Verizon en un acuerdo por 4 mil 800 millones de dólares pero la historia no prado de presentar problemas.

Entre lo más significativo encontramos los reportes del hackeo que sufrió la compañía provocaron que el precio de la transacción se redujera alrededor de 350 millones de dólares. Además de las filtraciones relacionadas sobre la intromisión del gobierno de Estados Unidos al presuntamente tener conocimiento de todo lo que leen y escriben los usuarios de Yahoo.

Ahora, podrían terminar pagando cerca de 750 millones de dólares a Mozilla pese a que esta última cambió a Google como buscador predeterminado.

Lo anterior debido a que luego que los dueños de Yahoo, hoy Oath demandaran a Mozilla, esta compañía respondiera argumentando que siempre tuvo el derecho de retirarse del acuerdo para cambiar de buscador en el momento que así lo considerara.

El asunto es que este acuerdo, firmado en 2014 aún durante la dirección de Marissa Mayer, se estipulaba que Yahoo debería pagar a Mozilla 375 millones de dólares por ser el buscador predeterminado en Firefox por cinco años, es decir hasta 2017.

Lo problemático es que en el contrato Mozilla estipula que se reserva el derecho de concluir la relación en caso que Yahoo fuera comprado por una compañía con la que no quiera trabajar, un escenario descrito por Recode como uno en el que ni “Mayer nunca pensó que sucedería”… pero sucedió.

Este es el embrollo que tiene enanos Oath y que dio origen a lo que tiene tintes de una batalla legal que durará mucho tiempo. Y esquema si se confirma que Mozilla tiene la razón, Yahoo no sólo perdería ese share de mercado que tiene el browser para poder competir con Google (una de sus pocas opciones en la actualidad), también estaría obligado a pagar cerca de 750 millones de dólares sin obtener nada a cambio.