Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

aptitud
José Manuel de Santiago Rivas

Un campeón del mundo en cada hijo te dio

Entrada la adolescencia, imaginaba ser cronista deportivo e imitar a don Fernando Marcos y sus cuatro palabras; a los 13 años no tenía duda, yo sería un futbolista profesional.

Tu marca personal, ¿un resumen o una idea? El paraíso, ¿pasado, presente o futuro? Si este fuese un verbo, ¿en qué tiempo lo conjugamos? De modo natural, descubrir nuestro propósito se asocia con una meta o una cima de un trayecto, por lo tanto, se supone este en un tiempo futuro. Sobrados son los ejemplos e ilustraciones al respecto, estos mapas cardinales orientan los esfuerzos hacia ese objetivo sean de subida, de bajada o rotando, la idea es culminar.

La primera ilusión de mi niñez tenía que ver con una carretera y una corbata: ser chofer de Ómnibus de México. Entrada la adolescencia, imaginaba ser cronista deportivo e imitar a don Fernando Marcos y sus cuatro palabras; a los 13 años no tenía duda, yo sería un futbolista profesional, solo faltaba decidir en cuál equipo lo haría primero antes de mi debut azulcrema. Llegó el bachillerato, la universidad, el trabajo y otras muchas cosas concernientes a crecer (en edad) fueron alejando de poco en poco el fútbol de mi lado consciente (suponiendo que este exista), incluso me fui convenciendo de la ingratitud de esta disciplina. Tardé casi nada en asumirme como “antifutbol”, pasando a ser un crítico (de cafetería), enlistando las “n” cosas por las que el fútbol resulta ser inviable como aficionado.

Ayer 30 de noviembre, yo en Cinépolis con “nachos extraqueso” en mano, decidí ver el juego en total concentración rechazando cualquier otra opción de lugar y compañía. Un acto egoísta y de cierta manera hipócrita, ver el partido donde nadie me conoce y ser otra vez un doceañero insinuando saberlo todo. Así es, volví a soñar con ganar y por goleada, construí al menos 5 escenarios para el juego. Grité, apreté los labios, empuñé las manos, pasé los dedos por lo que queda de mi cabellera en varias ocasiones, me levanté del asiento sin mirar a los vecinos de butaca, sentí nuevamente que nadie entiende la grandeza del fútbol como yo.

Tal vez, esta emprenda en la búsqueda del sentido solo debiera existir en tiempo futuro, y morir en el intento por lograrlo sea el viaje correcto. Espero ser de los pocos que descubren la Eureka en su retrovisor.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados