Un 40% descendieron las ventas de vehículos de diésel

diesel
Filling up fuel tank with diesel at the self service station. Diesel vehicle

Durante el mes de noviembre, las ventas de turismos diésel han bajado un 39,9 por ciento, a pesar de las acciones de Anfac, patronal de fabricantes en España de los vehículos que utilizan esta tecnología. Una situación que además contribuye a que el mercado de los coches de gasolina incremente sus ventas aun más (6,5 por ciento), pues tan solo el mes pasado representaron un 61,3 por ciento de las entregas, mientras que los de diesel lograron un 30,5 por ciento y los híbridos y eléctricos un 8,2 por ciento.

Aunque no se le atribuye una causa concreta, fuentes del sector han señalado a los medios españoles que lo principal sería la “mala prensa” recibida en los últimos meses, pues cabe recordar que desde el gobierno se señaló que “el diésel tiene los días contados” y esto como era previsible ha incrementado la incertidumbre de los consumidores de este tipo de vehículos.

Si bien la prohibición de la venta de vehículos que emitan partículas contaminantes no será efectiva hasta el año 2040, declaraciones como la anterior han ocasionado que el comportamiento de los compradores varíe ante hasta el punto de estar haciendo de este año, el de menor comercialización de este tipo de vehículos desde 1995. De hecho, hasta el momento, las ventas han descendido un 19,8 por ciento, mientras que las de gasolina han crecido un 31,8 por ciento.

Sin embargo, entre las principales patronales de la automoción española, se hace énfasis en explicar que esta caída de la demanda es respuesta a la corrección del adelanto de las compras experimentado en los meses de julio y agosto debido a la entrada en vigor, el pasado primero de septiembre del WLTP, además de a un percance en el sistema de registro de la Dirección General de Tráfico (DGT), así como a la citada incertidumbre generada en los compradores y la percepción de un posible estancamiento de la economía en España. Habrá que esperar a los próximos meses para tener una noción más clara del futuro de este tipo de vehículos, aunque todo apunta a que no será demasiado halagüeño para este sector.