La propiedad intelectual es uno de los activos más importantes para cualquier marca; no obstante también hablamos de un elemento que puede ser fácilmente lastimado y plagiado, lo que supone grandes problemas para las empresas. Hoy Apple y Google han demostrado esta premisa.

Y es que ambas empresas en compañía de la firma Ejoy, propiedad de Alibaba, ahora enfrentan una demanda por plagio firmada por Ubisoft.

Los hechos

De esta manera Apple y Google enfrentan la demanda legal por negarse a eliminar de sus tiendas de aplicaciones el juego Area F2, mismo que desarrollado por Ejoy ha sido considerado por Ubisoft como una copia de su título Rainbow Six Siege. 

La demanda fue presentada frente aun tribunal en Estados Unidos mediante undocumenton de 43 paginas en el que se detallan los aparentes aspectos copiados asñi como capturas de pantalla con los que la empresa dedicada al desarrollo de videojuegos, argumenta que Area F2 está diseñado para replicar todas las características del juego Rainbow Six Siege.

Puntualmente, Ubisoft señala que el plagio va desde los personajes y modos de juego, hasta los mapas, animaciones y la interfaz del usuario.

“Prácticamente todos los aspectos de AF2 se copian de R6S, desde la pantalla de selección del operador hasta la pantalla de puntuación final”, afirmó la compañía en su demanda.

A decir de la firma, ambos juegos son tan similares que los jugadores no podrían encontrar diferencias entre ambos títulos.

El rol de Apple y Google

Ubisoft estima que AF2 se ha descargado más de un millón de veces y aunque se trata de un videojuego gratuito, según la empresa, Enjoy logró ganancias por decenas de miles de dólares en compras dentro del juego, mientras que Apple y Google recibieron el porcentaje proporcional a cada compra.

Es por eso que Ubisift decidió involucrar tanto a Apple como a Google en este asunto legal. Según la empresa demandante, decisión se tomó luego de que solicitaría de manera expresa la remoción del juego en cuestión de sus tiendas de aplicaciones. Al no tener respuesta alguna, la empresa de videojuegos decidió actuar legalmente.

“En lugar de tomar medidas para detener o reducir la infracción Google y Apple decidieron que sería más rentable recaudar su participación en los ingresos de AF2 y continuar su distribución ilegal”, destacó Ubisoft en su demanda.

Por ahora, ni Apple ni Google han dado alguna declaración al respecto del tema; sin embargo, lo sucedido pone sobre la mesa un nuevo rol que quizás estas marcas deberán de cuidar con mayor precisión en el futuro.

Lo que está en juego

Las tiendas de aplicaciones han demostrado ser un gran negocio con mucho potencial de crecimiento.

Poniendo en comparativa los ingresos brutos generados durante el primer trimestre de los últimos 6 años, es posible observar cómo es que periodo tras periodo la App Store lleva la ventaja en cuanto al aporte de ingresos. En el primer trimestre de 2019 las 100 principales firmas detrás de las apps consiguieron 84 millones de dólares, en promedio, de la App Store, mientras que de Google Play solo pudieron obtener 51 millones.

Las cifras son simplemente sorprendentes. No obstante, lo sucedido con Ubisoft deja en claro un problema que las empresas detrás de estas tiendas deberán de cuidar con especial precisión.

Ante una oferta creciente, estos espacios en donde se comercializan apps de todo tipo deberán de cuidar e implementar sistemas que garanticen la legitimidad de cada propuesta que se comercializa o se pone a disposición de descarga para crear un entorno de mayor seguridad en el negocio para sus desarrolladores como para sus propios intereses.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299