Uber utilizó software ilegal para eludir regulaciones gubernamentales

Uber utilizó de manera ilegal el software Greyball.

Un dolor de cabeza más para Travis Kalanick, CEO de Uber. El New York Times ha publicado el día de hoy un reportaje en donde se detalla el uso ilegal que daba la compañía al software Greyball, el cual fue utilizado -y aprobado- por los directivos bajo el mando de Kalanick para eludir regulaciones gubernamentales en ciudades donde la legalidad de Uber era ambigua.

Greyball, software utilizado para monitorear de manera ilegal la actividad de los smartphones de una zona geográfica específica, era utilizado por los directivos de Uber cada vez que llegaban a una ciudad en donde las leyes dificultaban la implementación total del servicio, con la finalidad de dar servicio a clientes potenciales  y evitar multas o prohibiciones por parte del gobierno local.

Según el Times, gracias a Greyball, Uber tuvo el poder de identificar a todos los usuarios de la app que trabajaban como infiltrados del gobierno o la policía local.

A través del software, la compañía de transporte privado era capaz de identificar usuarios que abrían y cerraban la aplicación con alta frecuencia -señal de un posible encubierto-. De igual manera, los directivos tenían acceso total a la información de las cuentas bancarias asociadas a Uber, esto con la finalidad de encontrar posibles ligas con el gobierno o la policía local.

Cuando un usuario era marcado por Greyball, el mismo software tenía la capacidad de borrar todos los automóviles asociados a Uber del mapa de su smartphone, evitando así que el infiltrado pudiera solicitar el servicio.

Ante el golpe mediático, Uber respondió con un comunicado en donde detalla las funciones del software Greyball en la compañía:

“Este software niega las solicitudes de viaje a los usuarios que están violando nuestros términos de servicio.
Ya sea que se trate de personas con el objetivo de dañar físicamente a nuestros conductores, o a los competidores que buscan interrumpir nuestras operaciones”

Sin duda alguna estos meses han sido pésimos para la imagen de Uber como empresa: Un video de su CEO agrediendo a su conductor se volvió viral, una empleada demandó a un directivo de la compañía por acoso sexual y también se les acusó de robar tecnología a Google.

Pero a pesar de todos los golpes a su imagen mediática, Uber sigue en ascenso. En 2016 ingresó un total de 2,060 millones de dólares brutos colocándose como una de las empresas más importantes del mundo debido a su penetración exitosa en varios lugares del globo.

El ejemplo más palpable de esta situación es el de Uber en México. A pesar de las constantes críticas que ha acarreado el servicio por la baja calidad de sus conductores y el aumento gradual de sus tarifas, la compañía sigue teniendo un ascenso meteórico en tierras aztecas.

Con una demanda que cada vez es mayor, Uber ha dejado en la lona a sus principales competidores: Easy Taxi, Cabify y los taxis tradicionales regulados por el gobierno mexicano.