La batalla entre Twitter y Donald Trump se mantiene y ha tomado nuevos bríos, situación que podría no convenir del todo al negocio de la red social.

En días pasados, Twitter calificó una serie de mensajes publicados por Trump como engañosos, a lo que Trump respondió con una orden ejecutiva para limitar la potestad de moderación de la que disponen las redes sociales.

Luego de este movimiento la red social ocultó una serie de tweets publicados por el mandatario al considerar que eran elementos par “glorificar la violencia”, con lo que se desataron nuevas acusaciones de censura.

A esto se sumó la eliminación de algunos tweets relacionados con la campaña del presidente, en donde destacó un vídeo en honor a George Floyd.

La red social argumentó que, de manera particular, este video se habría bajado de la plataforma, por infringir en derechos de autor.

Un nuevo golpe

Ahora, Twitter ha vuelto a arremeter contra el mandatario, luego de que Donald Trump publicara un video que, según la plataforma de interacción social, fue manipulado, razón por la cual la red social etiquetó el contenido como “medio manipulado”.

El mandatario estadounidense publicó un video que dice “Niño aterrorizado huye de bebé racista” para después exponer lo que en realidad pasó.

La versión original del video pertenece a la CNN y fue publicado por primera vez durante 2019. En este material se muestra dos niños, Maxwell y Finnegan, de distintas razas que se abrazan al verse. El padre de Maxwell fue quien grabó el video y lo compartió a través de Facebook para mostrar una acción en contra del racismo en Estados Unidos.

La tarde de ayer, Trump hizo eco del video mismo que fue replicado con el cintillo de un supuesto reportaje de la CNN y con un enfoque totalmente distinto.

Con esta indicación emitida por Twitter, sumarían ya cuatro ocasiones en la que la red social alerta sobre el contenido publicado por el mandatario.

Lo que está en juego

Para Trump estas enemistades llegan justo en medio de una campaña electoral, proceso en el que se esperaba (de la misma manera que ocurrido hace cuatro) que las plataformas digitales fueran grandes aliados.

En este contexto el “plan B” del presidente que busca la reelección, cobra mayor importancia y podría convertirse en una de sus opciones más fuertes para conquistar el entorno igual.

Desde hace meses, el equipo detrás de la campaña electoral de Trump ha estado desarrollando un canal alternativo que llegará en forma de una app para smartphones.

Esta aplicación busca convertirse en una plataforma de noticias, información y entretenimiento para sus seguidores, al tiempo que será una medida alterna ante la posible separación de Twitter, según su director de campaña, Brad Parscale.

¿Golpe para el negocio de Twitter?

La realidad es que para Twitter estos hechos podrían suponer la salida de Trump de su servicio, lo que para la plataforma supondría un duro golpe para sus ingresos.

Cuando menos así lo preveían algunos analistas hace dos años, cuando la campaña de Trump alrededor de las fake news supuso un gran impulso para la red social.

En aquel momento, el analista James Cakmak, de Monness Crespi Hardt & Co, en una entrevista con Bloomberg, indicaba que Twitter perdería alrededor de 2 mil millones de dólares si Trump saliera de la red social, lo que provocaría una descenso en el precio de las acciones; por lo que se trataría de una sexta parte del valor comercial de la red social, misma que está estimada en 11 mil 900 millones de dólares.

Cakmak refería que la red social tendría una pérdida en “valor intangible” debido a que la campaña emprendida por Trump a los “Fake news” de diversos medios de comunicación le dio un agregado al valor como marca de Twitter; en caso de que el ejecutivo del vecino país del norte saliera o cerrara su cuenta, los inversionistas verían menos relevante a la compañía, y por lo tanto menos valiosa.

El analista precisó que la mitad de los usuarios que se unieron a la red social en marzo de aquel año, fueron por un impulso político; “No hay mejor publicidad gratis en el mundo que la del presidente de Estados Unidos” sentenció James Cakmak.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299