De acuerdo con AP, hace unas horas el gobierno de los Estados Unidos emprendió una nueva serie de acciones en su guerra comercial con China. Específicamente se anunciaron 300 mil millones de dólares (mdd) en tarifas para múltiples productos asiáticos. Ante la decisión, oficiales en Beijing reafirmaron que “lucharán hasta el final” en esta batalla impositiva. Y aunque algunas compañías tecnológicas ya han empezado a sufrir los efectos del conflicto, Twitter se siente tranquila.

Ned Segal, CFO de Twitter, comentó en una entrevista con CNBC que su compañía tiene una relación muy cercana con el mercado chino. La plataforma como tal está prohibida para su uso dentro del país. Sin embargo, varias compañías locales utilizan la red social para promocionar sus iniciativas comerciales al resto de la región asiática. En este sentido, el ejecutivo afirmó que su negocio publicitario no se ve amenazado por la guerra de tarifas con Estados Unidos.

Segal incluso dio a entender que la guerra comercial entre las dos potencias podría ser beneficiosa para su modelo de negocio.Los anunciantes quieren ser capaces de medir su éxito con mayor precisión durante una crisis que cuando disfrutan un periodo de éxito”. El CFO de Twitter reafirmó que el avance de la publicidad digital puede darse sin importar el ambiente económico. También señaló que tiene fe en que los ingresos del negocio puedan seguir produciendo ganancias a futuro.

Twitter y otras tecnológicas en la guerra comercial con China

Si bien la situación de Twitter es positiva, otras empresas no han sido tan afortunadas. Además del caso de Huawei, según información de Fortune, tanto Apple como Tesla han perdido hasta el seis por ciento de su valor en la bolsa en solo unas horas. Por otro lado, productores de componentes para dispositivos como Qualcomm, Nvidia e Intel, esperan precios más altos para sus aparatos. Esto, a su vez, podría afectar el costo al público para bienes como smartphones, tablets y laptops.

Así pues, Twitter parece estar en el oasis de un desierto de problemas. Como su negocio es un servicio físicamente intangible, es más difícil imponer tarifas punitivas. Pero si el conflicto se intensifica en los próximos meses, incluso la red social podría verse afectada a largo plazo, aún con su modelo de negocio enfocado en publicidad. De acuerdo con el South China Morning Post, la guerra comercial de hecho está matando la inversión cruzada entre tecnológicas asiáticas y norteamericanas.

El medio apunta que, en el largo plazo, la situación resultaría en una división tecnológica entre Silicon Valley y Shenzhen. Éstos son los centros de innovación estadounidense y chino, respectivamente. Si el conflicto comercial efectivamente se extiende por mucho tiempo, podría verse una notable división. Específicamente, entre la tecnología que se utiliza en los mercados asiáticos y occidentales. En este contexto es que el negocio publicitario de Twitter podría verse afectado.

En Asia de por sí ya se tiene una visión particularmente integrada de las estrategias de mercadotecnia. Si los productos de China, con componentes nacionales y enfocados a la población de la región, motivan el gasto publicitario, los anunciantes podrían optar por un socio publicitario local. Siendo así, tal vez a Twitter le convendría ordeñar, mientras le sea posible, los negocios que tiene en la zona. Al menos,  mientras la guerra comercial le es favorable.