Tu computadora no es la única desactualizada: 4 de cada 10 aún usan Windows 7

Un estudio de Kaspersky dice que el 41% de los consumidores usan sistemas operativos obsoletos y están expuestos a ciberataques, la mayoría están bajo Windows 7.

Bigstock
  • Windows 10 avanza, pero miles y miles de PC aún tienen Windows 7 como sistema operativo

  • Alertan sobre problemas de seguridad

  • Incluso hay muchas PC con Windows Vista y XP instalados

Aunque las grandes compañías de software siguen presentando nuevos programas y sistemas operativos, muchas de las novedades no llegan a todos los usuarios.

Así es, por los costos, la actualización del hardware no avanza a la misma velocidad y buena parte sigue utilizando software viejo y desprotegido ante eventuales ciberataques.

Una muestra de esta realidad se puede advertir en una investigación de la firma especializada en seguridad informática Kaspersky. Allí se advierte que muchos usuarios individuales y empresas aún utilizan sistemas operativos que están cerca del final de su ciclo de vida o, peor, son obsoletos.

“A pesar de que hay disponibles versiones más recientes de los sistemas operativos que usan, aproximadamente el 41% de los usuarios aún utiliza SO de escritorio que están desactualizados, como Windows XP o Windows 7”, dice el estudio realizado a nivel mundial.

La investigación dice que esto genera un gran riesgo de seguridad porque, a su vez, esta realidad abarca a casi el 40% de empresas pequeñas y al 47% de pequeñas y medianas compañías (Pyme).

En la mayoría de los casos, el final del ciclo de vida de un sistema operativo significa que el proveedor no lo actualiza. Lo grave de esto: no se cargan los parches relacionados con la seguridad cibernética.

“Estas vulnerabilidades pueden usarse en ataques”, dice la consultora.

seguridad online
Image: Bigstock

Cómo hicieron el cálculo

Para estimar la magnitud del riesgo, los investigadores analizaron datos anónimos sobre el uso de los sistemas operativos proporcionados por los usuarios de Kaspersky Security Network (con su consentimiento).

Los resultados muestran que 4 de cada 10 consumidores siguen utilizando sistemas obsoletos, incluidos los extremadamente antiguos Windows XP o Vista.

Analizando las versiones específicas de los sistemas operativos utilizados, la investigación concluyó que el 2 por ciento de los usuarios particulares y el 1 por ciento de las estaciones de trabajo utilizadas en compañías pequeñas se basan aún en Windows XP, un sistema operativo que no tiene actualizaciones desde hace más de 10 años.

También hay usuarios individuales (0,3%) y pequeñas empresas (0,2%) que utilizan Windows Vista, cuyo soporte finalizó en 2012.

Un dato curioso es que muchos usuarios individuales (1%) y algunas empresas pequeñas y pymes (0,6% y 0,4%, respectivamente) tienen en sus sistemas Windows 8.0, aún cuando la actualización a Windows 8.1 es gratuita. Microsoft dejó el soporte para el 8.0 en enero de 2016.

Windows 7 es una de las opciones más populares entre usuarios individuales y empresas de PC, aunque hay que tener presente que las actualizaciones dejarán de proveerse en enero de 2020.

Usan Windows 7 el 38% de los usuarios y de empresas pequeñas, y el 47% de las pymes y grandes compañías. Son casi tantos como los que tienen instalado Windows 10.

Cuota de mercado mensual de Windows para PC de escritorio en todo el mundo desde enero de 2017 hasta marzo de 2019, por versión. Staitista.

“La difusión generalizada de Windows 7 es preocupante porque faltan menos de seis meses para que esta versión ya no se actualice. Las razones detrás de esta brecha varían, pero tienen que ver explicaciones económicas e incluso simplemente por una cuestión de costumbre”, dice la investigación.

Cuidado

En las empresas, el ahorro no debería empezar por la seguridad informática.

Hay un dato interesante respecto de esto: Latinoamérica es una región que sufre alrededor de 12 ataques cada segundo. El 18 por ciento del malware proviene de ataques externos (internet), mientras que el 82 por ciento se transmite por dispositivos USB, discos duros portátiles, tablets, teléfonos o similares.