Si Trump fuera una marca, sería Homero Simpson, ¿Por qué?

Escribo esta colaboración unas horas antes de que en Estados Unidos sean las elecciones presidenciales del país más poderos y más influyente en el mundo occidental desde la segunda guerra mundial. El próximo 8 de noviembre los colegios electorales – y no los votantes de forma directa- de los estados que forman Estados Unidos elegirán al líder de nuestro país vecino que llevará las riendas de occidente y perneará de su ideología y mensajes clave por mínimo 4 años.

Ayer leí un texto de Yuriría Sierra en un periódico nacional en donde compara a los que votarán por Donald Trump la próxima semana como millones de Homeros Simpsons. En un principio me pareció una idea muy descabellada y esquizofrénica, pero ya entrando en razón, me parece un concepto genial y muy atinado. Hago en este momento un análisis antropológico de la situación mundial en que estamos y no cabe duda que la ficción superará a la realidad. A partir de este momento ya no seremos capaces de distinguir la realidad creada de forma mediática, la vida digital y nuestra vida offline. Pronostico que aun ganando Trump o no, a partir de la próxima semana, este mundo iniciará formalmente un punto de quiebre universal que consiste en no saber distinguir entre las realidades aparentes, autenticas y digitales. Si no somos capaces de filtrar las experiencias reales a partir de ahora, estaremos destinados a vivir muertos en vida, como una nueva especie de zombie digital que es una nueva forma de evolución o involución, dependiendo del punto de vista que los observemos.

¿Por qué Donald Trump es más popular que Hillary Clinton y es como una marca Homero Simpson creada por Matt Groening?

Este es un rápido test: ¿Recuerdan alguna propuesta de campaña de Hillary Clinton? Seguramente la gran mayoría no, ¿Y una de Trump? Muchos dirán que la construcción del muro. Trump ha lanzado grandes mensajes clave, contundentes, repetitivos y efectivos. Que conectan con su audiencia y generan movimiento en el mercado de votos.

Donald Trump y Homero Simpson son un espejo de muchos de nosotros en nuestras sombras, oscuridades y revelaciones o insights. Desde hace más de treinta años que se creo la serie. Somos más sombra que luz.
Mientras Hillary Clinton hasta el momento no ha conectado con su audiencia, por su lado, Trump cada día genera mayor simpatía y empatía de los votantes, con mensajes no convencionales como los de los políticos actuales. Quizá esta sea la gran fortaleza y suerte de Trump. Conecta porque nos es un político, mientras su adversaria sigue con el mismo disco rallado y retórica convencional de los discursos de los políticos de hace treinta años.

La ecuación social, mediática y antropológica es clara, lógica y simple. Si Donald Trump es Homero Simpson, todos ya conocemos a Homero Simpson y sabemos quién es. Mientras que la señora Clinton al no conectar y no ser clara no define con congruencia su marca personal. Si es un concurso de marcas personales ¿Qué marca será más popular y votada, Homero Simpson o la señora Clinton? Probablemente si hiciéramos un referéndum mundial la marca más votada sería Homero Simpson.

Quizá ya es demasiado tarde señora Clinton, pero su gran problema y oportunidad es que su marca personal no es solida y fuerte. Si hubiese razonado esto antes, quizá se habría desgastado menos o habría ganado más votantes con mayor facilidad.

La guerra de realidades ya comenzó y es irreversible. Estados Unidos y el mundo están divididos y lo estarán por mucho tiempo. El secreto para subsistir como marca y como persona, es la congruencia, el análisis, la autenticidad y la adaptación.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299

Compartir
Artículo anterior5 curiosas maldiciones en el deporte
Artículo siguiente¿Realmente habrá un “Buen Fin”?
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam