Trump le agradece a Chrysler que mude su producción de camionetas de México a Estados Unidos

Trump-Chrysler-Mexico
Imagen: Twitter vía @realDonaldTrump

La industria automotriz ha sido, desde hace ya algunos años, uno de los motores más importantes de la economía en México, y aunque durante 2017 tuvo un buen año, las tensiones originadas por las políticas del presidente estadounidense Donald Trump siguen afectando al sector en el país.

Durante 2017, la industria registró un crecimiento en producción del 9 por ciento respecto a 2016, mientras que las exportaciones aumentaron 12 por ciento, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Lo anterior, pese a que con la llegada de Trump a la Casa Blanca, hubo mucha presión para que compañías estadounidenses asentadas en otros países se trasladaran a Estados Unidos, la promesa eran concesiones fiscales.

Hubo algunas empresas que cedieron a las motivaciones del mandatario, particularmente las del sector automotriz con presencia en México. Tal fue el caso de Ford que canceló una inversión de mil 600 millones de dólares para la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí, otros casos fueron los de Toyota y Fiat Chrysler Automobiles (FCA).

El 2018 comienza de manera similar, siguen las presiones por parte del gobierno estadounidense y la incertidumbre producto de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN).

Un nuevo anuncio de Chrysler hace recordar la tónica que se observó durante 2017. El jueves, FCA anunció que en 2020 dejará de producir la camioneta Ram Heavy Duty en su planta de Saltillo, Coahuila, para hacerlo en su planta de ensamble ubicada en Warren, Michigan.

De acuerdo con la compañía, la decisión fue motivada a raíz de los beneficios que se garantizan al sector por la reforma fiscal aprobada recientemente por el Congreso estadounidense.

El anunció fue celebrado inmediatamente por Donad Trump, que no tardó en usar su habitual canal de comunicación para expresar su beneplácito. A través de Twitter agradeció a Chrysler la “sabia decisión”.

“Chrysler trasladará una planta masiva de México a Michigan, revirtiendo años de una tendencia opuesta. Muchas gracias, Chrysler, un decisión sabia. Los votantes se Michigan están muy contentos de haber votado por Trump/Pence. ¡Muchos más los seguirán!”, escribió.

La acción de la automotriz es usada por Trump para reforzar su política proteccionista y su discurso radical en contra de las inversiones en el extranjero, muchas de ellas relacionadas con México. Desde su época de candidato y a lo largo de su primer año en funciones, ha criticado en varias ocasiones que las automotrices trasladen empleos e inversiones fuera de territorio estadounidense.

El tema toma mayor relevancia no por la celebración de Trump, sino porque en unos días se retoman las negociaciones del TLCAN, donde probablemente surge el tema de el tema de la industria automotriz, uno de los más sensibles.