• De acuerdo con Kantar, desde el 18 de marzo que los consumidores empezaron a cambiar sus hábitos de compra

  • Fue en esta fecha que se registró la primer muerte oficial por COVID-19 en el país

  • El 81 por ciento de los compradores mexicanos cree que las marcas deben seguir transmitiendo sus valores

En términos de comunicación de marca, la crisis de COVID-19 ha sido cuando menos poco consistente. Algunas marcas han tratado de acompañar la cuarentena con nostalgia. Otros más quieren continuar con sus planes comerciales como si nada hubiera pasado. Hay las compañías que están aprovechando estas semanas para interactuar con su audiencia. Y a muchos les hace más sentido apoyar directamente a los consumidores más vulnerables.

Y no es como que los expertos no haya discutido cómo debería ser la relación de las marcas con los consumidores en esta cuarentena. Google reafirma que las compañías deben mostrar, en cada momento, que están contribuyendo a resolver la pandemia. Por su lado, Social Media Today asegura que la mejor apuesta es recurrir a tecnologías innovadoras, como la Realidad Aumentada o Virtual. Pero en datos de Criteo, la clave está en tres simples recomendaciones:

Engagement con consumidores en redes sociales

Desde siempre estas plataformas han sido uno de los principales puntos de conexión entre las marcas y las audiencias. Pero con la llegada de la crisis sanitaria, el uso de estos canales se ha disparado de forma significativa. En este sentido, representan más que nunca un espacio en donde las compañías pueden llamar la atención de su público. Y a la vez, convencer a los individuos de reforzar cualquier tipo de lazo emocional que puedan tener con la organización.

En este sentido, una oportunidad de oro son los influencers. Estos agentes siempre tuvieron un conocimiento profundo de cómo funciona el entorno de las redes sociales y qué deben de hacer para llamar la atención de los consumidores. A eso se debe sumar que la mayor parte de la audiencia está buscando entretenimiento y relajación en medio de la crisis. Esta parte los hace notablemente abiertos a recibir mensajes comerciales de parte de los agentes digitales.


Notas relacionadas


Simplicidad y responsabilidad social

Como ya se mencionó, las marcas deberían de apostar por mensajes que realcen qué es lo que están haciendo en medio de la pandemia. Y no solo porque lo recomienden los expertos. Los consumidores de hecho están exigiendo a las marcas que demuestren cómo sus valores se trasladan en una situación de emergencia sin precedentes. Así pues, no hay que perder la oportunidad para contribuir. Pero tampoco para comunicar todo lo que se está haciendo aquí.

En este sentido, lo más importante de la comunicación con los consumidores es la sencillez. Tal vez las acciones de responsabilidad social son muy complejas o largas de explicar. Pero las compañías deben de esforzarse en condensar todas sus propuestas en torno a la pandemia en simples proyectos. Lo anterior permitirá no solo que se puedan crear videos contundentes que transmitan más emoción que significado. Además va a facilitar la interacción con la gente.

Centrarse en los consumidores

Ya desde hace unos años que hay una tendencia notable entre las compañías: el tratar de crear mensajes auténticos. En esta búsqueda, las compañías han dejado de parecer entes por completo corporativos y se han humanizado. Durante una crisis sanitaria como la de ahora, no se debe de perder este enfoque. Los consumidores ansían un acompañamiento sensible de parte de las marcas. Y éstas deben de estar a la altura de este desafío durante la pandemia.

En este sentido, hay que ser muy cuidadoso con el mensaje que se da a los consumidores. No puede ser un anuncio comercial como los que se usan en tiempos “normales”. Si bien ninguna acción empresarial estará libre de una intención comercial, deben estar lo más alejado a lo que el público reconocería como un anuncio común. Se debe poner especial énfasis en reconocer la dificultad emocional y mental por la que mucha gente está pasando por culpa de esta crisis.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299