Tras ser el contenido más atractivo para el streaming VoD, la comedia pasaría a segundo plano

Durante algunos años, la inversión en contenidos y especiales de comedia fueron uno de los imanes más importantes para atraer suscriptores al streaming

  • Para 2023, se espera que la industria del streaming tenga más de mil 238 millones de usuarios en todo el mundo

  • A finales de ese mismo periodo, también se calcula que el mercado generará ingresos por 28 mil 151 millones de dólares

  • Este nivel de ganancias significaría un crecimiento de apenas 0.7 por ciento con respecto a la cifra esperada para 2022

En la industria del streaming, hay una cruenta guerra que no es secreto para ninguna persona. Entre las plataformas de paga y ad-supported hay una batalla por ver quién capturará la atención de los consumidores más jóvenes. Asimismo, las principales marcas en la industria están gastando cantidades millonarias por sumar las propiedades más valiosas a sus respectivos servicios. Eso sin contar, por supuesto, la llegada de amenazadores newcomers.

Pero cuando se piensa en el streaming Video-on-Demand (VoD), es fácil olvidar qué tan frágil es realmente la industria. De acuerdo con Statista, la penetración global de estos servicios era de apenas 13.9 por ciento para finales de 2018. En 2019, se tendrá un modesto crecimiento para llegar a 14.5 por ciento. Pero para 2023, la cifra se mantendrá todavía muy por debajo del 20 por ciento. Es decir, es una industria de alcance limitado y con una expansión muy gradual.

Lo anterior significa que las plataformas de streaming deben luchar arduamente por desarrollar estrategias sólidas para captar suscriptores. Siendo que, como apunta Deloitte, el usuario promedio solo está dispuesto a contratar tres servicios simultáneamente, todas las rivales han apostado a diferentes contenidos. Pero en los últimos años, la comedia había sido uno de los movimientos más fuertes para Netflix. La cosa es que podría estar por dejar atrás este género.

Menos comedia para el entorno de streaming

Al menos así lo asegura Bloomberg. De acuerdo con el medio, Netflix está pensando en recortar su inversión en contenidos especiales de comedia dentro de su plataforma. De hecho, los resultados de este cambio de perspectiva ya se notan claramente en las cifras. Para este punto del año en 2018, ya se habían publicado más de 50 standups en el sitio. En lo que va de 2019, la marca apenas subió unos 30 programas a su catálogo original de películas y series.

De acuerdo con la compañía, no es que esté abandonando por completo su enfoque en comedia. Sin embargo, sí está cambiando ligeramente su estrategia de producción de contenido. La empresa ahora está sacando más especiales centrados en sketches. También se ha incrementado la inversión en standups de formato más corto, con figuras menos conocidas.  Se teme que estos recortes puedan afectar la industria de la comedia en vivo a escala global.

¿Adiós a la comedia?

Varias categorías se han utilizado para atraer a más y más suscriptores a los servicios de streaming. Los contenidos relacionados con los videojuegos se han vuelto especialmente populares, lo que ha llamado la atención de algunos usuarios. También todas las plataformas están invirtiendo de forma significativa en documentales, lo cual no siempre ha sido positivo. También las series y películas para las audiencias más pequeñas son un objetivo usual.

El problema de reducir la inversión en comedia, al menos de parte de Netflix, es que la plataforma estaría perdiendo una de sus mayores propuestas diferenciadas. Ni Hulu, ni Amazon, tampoco Apple o Disney tienen una librería de comedia y standups tan notable como la de la líder de la industria de streaming. Más que estar recortando esfuerzos en estos valores agregados, suena lógico que una mejor estrategia sería seguir invirtiendo fuerte en todos ellos.

Por otro lado, esta estrategia también puede servir para darle algo de perspectiva a Netflix. Los standups y la comedia en general tienen la ventaja de generar contenidos que son realmente atemporales. Es decir, pueden ser consumidos una y otra vez sin ser afectados por el tiempo. La empresa podría aprovechar este momento de producción más reducida para revisar qué tan atractivos siguen siendo sus especiales. Y así, refinar su estrategia a futuro.

loading...