Toys R Us insulta a mexicanos y desata vendaval de relaciones públicas

Esta mañana el futbolista mexicano Miguel Layún, jugador del Porto publicó una imagen en su cuenta de twitter que ha levantado cólera a nivel global. Se trata de una fotografía de una sucursal Toys R Us en la ciudad Vila Nova de Gaia del distrito de Oporto. El mensaje alcanzó más de 2 mil quinientos rewteets y un número similar de likes al momento de esta publicación.

La imagen muestra un muro en la zona de cajas que divide simbólicamente a México y los Estados Unidos. El jugador fue rápido al condenar la elección decorativa de Toys R Us y como consecuencia sus representantes en redes sociales emitieron un comunicado prácticamente de inmediato para disculpar la acción e indicar que hablarían con el encargado de la tienda. Sin embargo, el daño para la marca está hecho y es un indicador más de las consecuencias de la politización de sociedad en los últimos meses. Este tema llama en especial la atención porque ha sucedido justamente en Europa y no en el continente americano.

layun_twitter_toysrus

Según datos de tweetreach, el mensaje de Layún catapultó la exposición de la cuenta de twitter con poco más de 6 millones de impresiones, la gran mayoría de ellas en señal de apoyo.  En términos de cuentas alcanzadas se exceden los 4 millones de usuarios de twitter, sin duda este evento se cataloga como una crisis de marca para la juguetería.

La empresa de juguetes sumó 11.8 mil millones de dólares el año pasado con más de 62 mil empleados. Su presencia es global superando 1,500 tiendas en 35 países. Cerró el año como la empresa número 24 en tamaño de las empresas privadas más grandes de la Unión Americana.

Para el consumidor no hay espacio para controversias política en el punto de venta, mucho menos si se trata de una marca global, como se ha demostrado en casos recientes. Desde hace un par de semanas Under Armour ha pasado por el escrutinio público producto de las declaraciones de su CEO, Kevin Plank durante una entrevista con CNBC en las que calificó a Donald Trump como un “Asset” (Activo) para Estados Unidos, haciendo referencia a que es un elemento positivo para el desarrollo del país.

Por otra parte, #BoycottUber se convirtió en una tendencia dentro de Estados Unidos hace un par de semanas, hashtag impulsado por usuarios que han criticado la simpatía de la compañía con el presidente electo, Donald Trump. “@uber CEO has aligned himself with Donald Trump. I uninstalled the #Uber app & you should too. #BoycottUber #NeverTrump #GrabEmByTheWallet”, cita un mensaje publicado por el usuario Sil Lai Abrams.