¿Toyota plagió canción? Sería demandado por ¡Ricardo Arjona!

  • Un spot para promover vehículos Toyota en 2014 habría utilizado una canción de Ricardo Arjona sin la autorización del autor.

  • El músico guatemalteco habría demandado por la vía civil para obtener 40 por ciento de las ganancias generadas por la campaña.

  • ¿Por qué el plagio es un tema delicado entre los creativos del marketing y las campañas que desarrollan?

El cantante guatemalteco Ricardo Arjona estaría demandando a la automotriz de origen japonés Toyota por haber utilizado una de sus canciones si su consentimiento durante una campaña en 2014.

La canción referida es Jesús es verbo, no sustantivo, tema lanzado por el músico en el año de 1993 y que habría sido utilizado para la campaña “Toyotathón”, hace poco más de cinco años y a la cual se le habría alerado la letra original.

Te puede interesar:

La petición que hace Arjona es recibir el 40 por ciento de las ganancias derivadas de la campaña y la venta de los siete modelos que fueron promocionados a partir de ella. La denuncia, por daño moral, directamente aplicada a Toyota Motor Sales México por los anuncios que realizaron y difundieron entre noviembre y diciembre de 2014.

Se calcula que lo obtenido por las ventas de  Toyota México durante dicho periodo es de aproximadamente 28 mil 800 millones de pesos y la indeminzación que se pide es la violación de varios aspectos previstos por la Ley Federal del Derecho de Autor.

 

No se trata de un pleito legal reciente, Arjona ya había demandado a la división mexicana de Toyota por el mismo tema, pero la automotriz fue absuelta por un juez de en Materia Civil el pasado 16 de diciembre por falta de pruebas de que el consorcio japonés fue el que directamente seleccionó la canción de Arjona.

El principal argumento esgrimido por Toyota fue que la campaña del Toyotathon fue contratada por una asociación que agrupa a sus distribuidores, no por la empresa automotriz de manera directa. sin embargo, abogados de Ricardo Arjona apelaron la sentencia el 24 de diciembre de 2019.

Evita plagiar y que plagien tu trabajo creativo

El caso de Toyota y Ricardo Arjona da pauta para reflexionar acerca de los daños que puede generar el plagio a obras creativas. Es lucrar con el trabajo creativo que otras  personas son capaces de desarrollar.

Queremos recordarte estas recomendaciones para evitar esta penosa situación.

1. Si no eres autor de la obra,  nunca te ostentes como tal 
Inspirarse en otros autores te ayudará a mejorar tus habilidades y enriquecer tu trabajo, pero ello no implica que puedas decir que eres el autor original.

2. Debes saber siempre qué clase de trabajo desarrollas 
Si eres autor siempre sabrás reconocer de dónde vienen tus influencias. Cuando generes tus propias creaciones podrás diferenciarte para evitar el plagio.

3. Aprende a distinguir copia, imitación e inspiración

– Copia: Es una reproducción idéntica de otra pieza creativa.
– Imitación: Implica trazos o formas similares sin llegar a ser idéntica al original.
– Inspiración: Representa una producción original que sólo evoca a otra creación.

4. Si vas a imitar o inspirarte, puede ser a ti mismo
¿Qué tal si vuelves a hacer un proyecto que habías generado tiempo atrás? Reencontrarte en tu propia obra te ayudará a entender qué tanto has crecido.

Ahora bien, si quieres evitar que te plagien a ti, puedes echar mano de las siguientes acciones

1. Marcas de agua
La forma más usual y obvia de prevenir que tus diseños sean copiados es usar una marca de agua.

2. Que tu portafolio sea público
Muestra tu trabajo en público en tu portafolio y en demás espacios, como blogs. Mantén actualizado tu portafolio.

3. Registra tus trabajos
Registra tu trabajo ante la oficina de derecho de autor o de propiedad intelectual de tu país. Acércate a tus autoridades para conocer su reglas y requisitos.

4. Ponte de acuerdo con tus clientes
En tus contratos debes colocar una cláusula que explique que los derechos de autor serán de ambas partes, una cosa es que paguen tu trabajo y otra que renuncies tu derecho de propiedad intelectual.