CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Toyota, la marca favorita de los talibanes en Afganistán, ¿un problema para su imagen?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los productos de Toyota, como sus camionetas y SUV, se han convertido en un referente de los talibanes, quienes han hecho de estos vehículos parte esencial de su armamento.

El regreso del régimen talibán en Afganistán ha marcado un hito en la historia del mundo, donde Toyota podría aparecer en más una ocasión gracias a la fuerte, y quizá no tan afortunada, asociación con este grupo del oriente.

Los productos de Toyota, como sus camionetas y SUV, se han convertido en un referente de los talibanes, quienes han hecho de estos vehículos parte esencial de su armamento gracias a su resistencia, lo que en podría sonar bien, si no hubiera un problema político de por medio.

Las razones 

De acuerdo con el periodista Samanth Subramanian, las ventajas de contar con vehículo Toyota dentro de Afganistán son muchas, desde su resistencia al terreno y su acceso al aire acondicionado para hacer frente a las altas temperaturas de la región.

Así como Subramanian, un investigador independiente de los conflictos en África, Asim Elhag, asegura que ha visto decenas de Toyotas Land Cruisers con algunas modificaciones como cañones antiaéreos.

La marca se convirtió en una parte fundamental de la lucha talibana por controlar a toda una población dispersa, algo que también se ha visto en otras regiones del mundo como Siria e Irak.

Toyota y su relación con los talibanes 

La relación con la marca lleva años, pues desde la primera vez que los talibanes recurrieron a un producto de la marca, para interrumpir en el palacio presidencial, fue en 1966. Según diversos periodistas de India Today, los combatientes entraron a la capital de Afganistán con “tanques y camiones Toyota Hilux cargados de municiones”. 

“Desde sus Land Cruisers y Hiluxes, los talibanes estaban listos para saltar y golpear a las mujeres por mostrar un atisbo de tobillo o para encerrar a un hombre en un contenedor de envío durante tres semanas hasta que su barba creciera a la longitud aprobada. O, lo más lamentable, arrastrar a un adúltero o blasfemo acusado al estadio de fútbol para ejecutarlo ”, se lee en un artículo de The New York Times, en donde se afirma que los vehículos era parte clave de la intimidación y aplicación de “la ley”.

La marca lo sabe 

Ante las decenas de artículos en donde el nombre de la marca sale a flote, no es extraño que esta conozca la asociación con la que los medios, y tal vez los consumidores, colocaban a la marca.

Subramanian afirma que quizá esta ‘relación’ es tan grande, que ante la situación que se vive hoy día, es extraño que la marca haya agregado una nueva regla a finales de julio, con la intención de evitar que sus vehículos se asociaran más con los talibanes.

¿Qué hizo? El modelo 2022 del Toyota land Cruiser, vehículo que salió a la venta en Japón apenas el pasado 2 de agosto, requiere de un contrato en el que el comprador se compromete a no revender el vehículo en un año, así lo indicaron diversos medios japoneses. En caso de hacerlo, incluso podrían conseguir una sanción.

Toyota aseveró que la intención de esta decisión era controlar el flujo del Land Cruiser, el cual tiene precio alrededor de los 46 mil 500 dólares estadounidenses y “es particularmente popular en el extranjero”.

“Nos preocupa el flujo de vehículos desde Japón hacia el extranjero inmediatamente después de su lanzamiento, así como la posibilidad de que se exporten a ciertas regiones donde existen regulaciones de seguridad”, aseveró.

Es importante decir que las marcas se detienen a pensar cuando su imagen se ve comprometida con una personalidad que mantienen una asociación negativa ante el valor de la marca, la reputación y la opinión de los consumidores.

Según un estudio de Forrester, la gestión de la reputación de la marca representa más de un tercio de los usos de la monitorización y escucha de las redes sociales, lo cual influye como factor clave para los consumidores a la hora de decidirse por un producto/servicio u otro.

Es importante decir que cualquier empresa busca forjar asociaciones con otras que sumen valores positivos, por lo que su asociación con estos grupos puede ser un arma crucial. No obstante, además del problema de imagen que genera esto, también hay situaciones legales que la marca podría enfrentar.

“Existe el riesgo de violar la ley de cambio de divisas y, dependiendo del destino de las exportaciones, puede generar problemas importantes que amenacen la seguridad mundial”, dijo Toyota en su comunicado .

Y es que uno de los más grandes problemas de la marca es que una vez fuera de la agencia, el poder rastrearlos se convierte en una misión extrema. En 2015, el Departamento de Estado de EE.UU. le pidió a Toyota ayudarlos a determinar como ISIS estaba adquiriendo sus camionetas, a pesar de que ya había una política contra su venta a compradores que pusieran utilizarlos para actividades “paramilitares o terroristas”.

Con esto en mente, es claro que la acción de Toyota sobre su más reciente modelo parece ser una acción premeditada, pero hay una cosa diferente esta vez: Los talibanes tienen hoy el control de Afganistán, con ello los recursos del país, por lo que quizá ya no haga falta comprar Land Cruisers en el mercado negro, pues el dinero será el suficiente para hacerlo de forma directa.

LEER MÁS 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados