Torneo de tenis Wimbledon, una joya de mercadotecnia deportiva de más de 100 años

El Campeonato de tenis de Wimbledon empieza hoy 1 de julio, se considera el torneo de tenis más prestigiado del mundo, además del más antiguo. Es el tercer torneo de Grand Slam que se juega en el año, después del Abierto de Australia y el Roland Garros de Francia, y antes del Abierto de Estados Unidos. Es un torneo ejemplar y con hábitos de consumo muy singulares.

Creado en 1877, se juega en julio en el All England Lawn Tennis and Croquet Club en Londres, Inglaterra, con una duración de 2 semanas. El torneo se juega sobre pasto como superficie, siendo el único de su tipo en hacerlo, reuniendo categorías individuales masculinos y femeninos, dobles masculinos y femeninos, y dobles mixtos.

La asistencia en las canchas anualmente es cercano a 500,000 personas y anualmente crece un 10%. Se calcula que de manera permanente hay 39,000 espectadores distribuidos en las 18 canchas que tiene el All England Lawn Tennis and Croquet Club. Durante los 14 días de partidos, pues hay uno de descanso en las 2 semanas, se juegan 674 partidos, siendo la gran final en la cancha central que tiene una capacidad de casi 15,000 personas.

En los medios

Tiene una cobertura mediática impresionante con la asistencia de 3,250 medios acreditados donde aproximadamente 530 son de prensa, 2500 reporteros de radio y 200 fotógrafos. Los derechos de transmisión por televisión los tiene la BBC, con un acuerdo vigente hasta 2024. Se calcula que el torneo de Wimbledon lo siguen por televisión más de 1,000 millones de personas en 200 países.

Según reporta la BBC de Londres la final individual varonil puede alcanzar más de 60 puntos de rating con 13.3 millones de televidentes, la final femenil de 4.8 millones y la final masculina en silla de ruedas, más de 1 millón. Además se contabilizan mas de 10 millones de personas dando seguimiento a los partidos finales por la página web y 2 millones viendo la señal por streaming.

El consumo durante el torneo, no tiene igual

Se dice que el torneo de tenis de Wimbledon representa la mayor operación de catering deportivo en todo Europa, empleando a más de 2200 empleados de los 6,000 que integran la plantilla que trabaja en el evento. Durante el torneo se llegan a consumir más de 300 mil tazas de té y café, 230 mil botellas de agua, 110 mil litros de cerveza, 86 mil helados y hasta 29 mil botellas de champan, solo por dar algunas cifras.

El consumo de souvevenirs no se queda atrás, pues se calcula que hacen más de 158,000 transacciones en las tiendas oficiales dentro del Club. La preferencia se la lleva las toallas oficiales de Wimbledon, pues se venden más de 18 mil piezas, seguido por 15 mil plumas y 8 mil llaveros. Además se venden imanes, bolas autografiadas y pines con el logo oficial, entre muchos otros productos.

Uno de los souvenirs más apreciados son las 54,250 bolas, que después de usarse en los partidos son vendidas diariamente a los espectadores a un precio de  2.8 dólares por lata de tres bolas. Estos ingresos van a la Fundación Wimbledon.

Patrocinadores longevos

A pesar de que en el torneo de Wimbledon se cuidan mucho las tradiciones y no se manejan marcas comerciales o patrocinios en el área de canchas, los patrocinadores pelean por ser parte de los sponsors oficiales de este emblemático torneo.

El socio comercial más antiguo es Slazenger que es la pelota oficial y lleva 117 años como patrocinador, pues empezó en 1902. Además lo acompañan otras marcas como la de refrescos Robinsons desde 1935, Rolex en 1978, IBM como socio de tecnología a partir de 1990 y el helado oficial Häagen-Dazs desde el año pasado.

El torneo de Wimbledon es un ejemplo de un producto que tiene 142 años y sigue vigente deportivamente, como espectáculo y como centro de consumo.