Los efectos negativos del coronavirus rápidamente se están comenzando a apilar para países, individuos, instituciones y marcas por igual. De acuerdo con Foreign Policy, mercados de todo el mundo están apostando por la desaceleración económica a corto plazo. Según Newsweek, algunos agentes incluso están vaticinando una recesión y hasta una situación de pandemia. Y ciertos gobiernos, entre ellos Taiwán, ya empezaron a liberar nuevos fondos de emergencia.

Pero las consecuencias del coronavirus no son solo económicas. Algunos agentes maliciosos están aprovechando el brote para engañar a los usuarios. Por ejemplo, Sophos advirtió hace poco que un grupo de hackers están usando un correo engañoso para hacerle phishing a los consumidores menos atentos. Varios grupos están también implicando a compañías como la cervecera Corona en este incidente, por más ilógico que pudiera sonar para algunas personas.

Sin embargo, el riesgo de la desinformación sobre el coronavirus es real. En especial a través de redes sociales, el hervidero por excelencia de la información falsa. Gracias a estos canales, un sinfín de agentes han aprovechado el caos y el pánico para expandir sus propias ideas al respecto de la enfermedad. Desde teorías de la conspiración sobre el origen del patógeno y hasta presuntos remedios que, de ser aplicados, podrían poner en riesgo a todas las personas.

Facebook empezará a prohibir anuncios sobre el coronavirus

Una de las plataformas que más se ha visto afectada por estas fake news es la tecnológica de Mark Zuckerberg. Desde que el coronavirus se volvió una tendencia global, múltiples agentes maliciosos han subido anuncios a Facebook para presuntos remedios y tratamientos para esta enfermedad. Sin embargo, casi todos son publicaciones que pretenden capitalizar en el pánico de la gente. Así que la red social va a empezar a retirarlos de su sitio en cuanto los detecte.


Notas relacionadas


De acuerdo con Reuters, Facebook empezará a prohibir anuncios que prometan curas o algún tratamiento para el coronavirus. También se van a eliminar aquellas publicaciones comerciales que tengan declaraciones falsas, como que cubrebocas son 100 por ciento efectivos para evitar el contagio. El movimiento llega luego que la plataforma empezara a eliminar contenidos con las teorías de conspiración y recursos similares reportados por alguna institución global.

El poder de la desinformación

No solo el coronavirus ha fomentado la aparición de noticias e información falsa en sitios web y las redes sociales. Por ejemplo, los contenidos manipulados, en especial los deepfakes, se han vuelto uno de los principales retos para estas plataformas. Algunas campañas abordaron ya este reto para crear concientización entre las audiencias. Incluso algunos de los programas que aparecen en la librería de Netflix han sido criticados por esparcir mentiras y falsedades.

Volviendo al problema del coronavirus en Facebook, se trata de una solución que tardó en llegar. Aún no se desarrolla ningún tratamiento o cura probada para este patógeno. Hasta ahora, por la misma naturaleza del microorganismo, la mejor forma de recuperarse es con reposo y algo de suerte. Asimismo, tampoco hay una forma 100 por ciento probada para evitar una infección. Ni siquiera los trajes completamente cerrados tienen una seguridad absoluta.

Por otro lado, este tipo de anuncios pueden llevar a varios incidentes negativos con la gente. Un presunto remedio podría provocar efectos secundarios que resulten peor para las personas que una infección de coronavirus. También podría hacer que la gente deje de tener cuidado en su vida diaria, creyendo que tiene la forma perfecta de evitar una infección. Lo anterior no solo afecta al individuo que haya caído en la trampa, sino que implica un problema de salud mayor.

Así pues, es necesario que la gente no haga caso de ningún anuncio, ni en Facebook ni en otras plataformas, que den información sobre el coronavirus y no venga de una fuente fiable.