Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Tim Berners-Lee, fundador de la World Wide Web, quiere crear una constitución del internet

La meta del proyecto es crear un estándar de reglas en el internet, con la ayuda de gobiernos, organizaciones y grandes empresas de tecnología digital
  • Esta “constitución” del internet contó con el apoyo de 80 organizaciones

  • Derechos y obligaciones están divididos en tres pilares: Gobiernos, usuarios y marcas

  • La iniciativa está inspirada en el GDPR europeo, The Mozilla Initiative y la ONU

Ciertamente el internet se ha convertido en uno de los espacios más caóticos, pero cruciales, para las estrategias de comunicación de las empresas. Por una parte, ya abarca la mitad del gasto global de las marcas en activaciones de marketing. Al mismo tiempo, es la habilitadora por excelencia de fenómenos como los ciberataques y las violaciones a la privacidad de datos personales. En este sentido, una de las grandes preocupaciones de los agentes del entorno es su buena regulación.

Sin embargo, tener una buena gestión del internet es una tarea muy  compleja. De entrada, según Carnegie Endowment for International Peace; el sistema es tan internacional y dinámico que sería casi imposible tener un control directo sobre él. A eso se debe sumar que, como apunta Law Fare, cada país tiene leyes distintas. Esto hace aún más difícil poner parámetros y castigos de una forma estandarizada. Por supuesto, que sea un reto no significa que no haya gente tratando de lograrlo.

Varios grupos, gobiernos y compañías de escala internacional están en contacto constante para decidir cómo crear un mejor entorno en el internet. No solo para que los usuarios no se vean afectados por agentes maliciosos o reducir la incidencia de cibercrímenes o similares. También su intención es establecer parámetros que les permitan, según sea el caso, vigilar o recriminar a los entes que no se ciñan a las reglas. O saber cómo evolucionar su negocio sin tanta controversia.

Una constitución para el internet

Es posible que una nueva propuesta de regulación pueda ser la respuesta que toda la industria estaba buscando. De acuerdo con AP, el fundador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, acaba de lanzar su Contract for the Web. Se trata de una serie de reglas, buenas prácticas, derechos y obligaciones para usuarios, empresas, instituciones y otros agentes para actuar en internet. Este compromiso pretende, sobre todas las cosas, mantener la libertad de expresión y conocimiento.


Notas relacionadas


La nueva “constitución del internet” trata de estandarizar principios en temas como navegación, libertad de expresión y circulación de información, privacidad, etcétera. Como parte del anuncio, varias empresas, instituciones de gobierno y organizaciones civiles se comprometieron a honrar el documento, que no es de calidad vinculante. Entre las marcas más importantes que firmaron esta promesa se cuentan Google y Facebook, dos de los más grandes agentes comerciales del sector.

¿Servirá un manual de buenas prácticas?

No sería la primera vez que un grupo de agentes de la industria digital se unen para regular el internet o un aspecto de éste, cuando menos con el uso de mejores prácticas. La Unión Europea lanzó hace unos meses un manual para la correcta implementación de Inteligencia Artificial comercial. En junio, varias marcas, anunciantes y plataformas de publicidad se reunieron para establecer mejores prácticas en su compraventa de espacios de promoción en el mundo digital.

Hay dos preguntas importantes que hacer aquí- La primera es, ¿qué peso puede tener un documento no-vinculante para ayudar a regular y crear un mejor internet? Podría parecer una iniciativa muy simple, pero también tiene el potencial de tener grandes resultados a futuro. Al final, se trata de establecer un estándar al que puedan adecuarse fácil y rápidamente varios organismos y compañías. Y que pueda ser tomado en cuenta para regulaciones nacionales.

El mayor problema de fondo es todavía el carácter no vinculante de este trato. Si bien hay marcas e instituciones que tienen buenas intenciones, también es cierto que hay poca motivación para actuar si no hay amonestaciones ni remuneraciones. Así pues, se tendrá que confiar, de nuevo, en la buena fe y voluntad de sus participantes. Algo que no es ideal cuando hay tantos problemas en el internet que, a pesar de las intenciones positivas, continúan eludiendo una buena solución.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados