• La campaña de Bungalo fue desarrollada por la casa productora Side Label Productions

  • Se espera que cuatro cortes del mismo anuncio se distribuyan tanto en redes sociales como en otros sitios web

  • Bety Vickers es la protagonista de este video y tiene varios programas sobre lo paranormal, incluido Ghost Stories

Halloween se acera peligrosamente y se puede ver fácilmente en la industria de la publicidad. Geico lanzó a finales de septiembre dos videos como parte de su campaña para octubre. Uno de ellos con su mascota gecko y el otro con el popular fantasma Casper. También KFC se ha decidido a sumarse a la tendencia, con un disfraz del Coronel Sanders. En México, las marcas no temen empezar a producir una campaña tras otra centrada en el tradicional Día de Muertos.

Así pues, oficialmente las marcas ya están inmersas, oficialmente, en la época de Halloween. No debería ser sorpresa que tantas empresas estén sumándose a esta tendencia. De acuerdo con Watermark, esta celebración permite crear más de una campaña que hable directamente al aspecto emocional de la audiencia. Asimismo, es una época de derrama económica. Solo en Estados Unidos (EEUU), según The Balance, generó nueve mil millones de dólares en 2018.

Todas las marcas saben que, si no se suben a la tendencia del Halloween con una campaña, están perdiendo una gran oportunidad para impulsar su negocio. Por supuesto, esto no significa que cualquier iniciativa sea igual de buena que el resto. De hecho, muchas empresas suelen irse por los mismos clichés del terror, lo grotesco y el espanto. Esto hace que las pocas marcas que saben diferenciarse del resto de la competencia en verdad tengan un impacto.

Una campaña de Halloween distinta

Ejemplo perfecto de ello es el nuevo anuncio de la plataforma de bienes raíces Bungalo. La compañía de EEUU presume tener uno de los mejores servicios de certificación de inmuebles en el mercado. Así que, para su nueva campaña, decidió subir la apuesta basándose en la idea del Halloween. Como siempre, la empresa envía a un evaluador a una casa que está a punto de ser vendida. Pero también envía a una investigadora de lo paranormal, por si las dudas.

A lo largo de la campaña de casi tres minutos, la investigadora muestra a la audiencia sus herramientas para detectar la presencia de espíritus en cualquier inmueble. Asimismo, el inspector regular está haciendo sus tareas regulares, al tiempo que frecuentemente interfiere (hilarantemente) con las actividades de la experta paranormal. Al final ambos abandonan el edificio, satisfechos con las excelentes condiciones físicas y espirituales de la construcción.

¿Cómo diseñar una idea de Halloween distinta?

Esta burla a lo paranormal no es exclusiva de Bungalo. De hecho, ha probado ser una idea muy efectiva para las marcas. En 2016, Nissan filmó un sistema de sillas que se movían solas, para demostrar la tecnología de estacionamiento asistido. Netflix también ha hecho este tipo de activaciones, especialmente para promocionar su serie Stranger Things. En México, la plataforma de streaming se ha aliado con personalidades como Chabelo y Jaime Maussan.

¿Por qué la campaña de Bungalo llama la atención en el mar de las campañas de Halloween? El factor más importante es el formato largo. Gracias a que tiene más tiempo para desarrollar ideas, el anuncio de la empresa puede explorar ideas que tal vez videos más cortos no podrían. Asimismo, es importante reconocer que la implementación está muy cercana a la empresa. Entre más cercanas sean la idea de la activación y los valores de la marca, mejor.

Esto es importante porque las personas no solamente quieren ver cualquier cosa que esté relacionada con Halloween. Quieren consumir contenidos, incluso publicitarios, que presenten una idea fresca. Justamente la conexión entre la compañía y su campaña es lo que ayuda a dar este sentido de novedad y actualización. Si solo se repiten los mismos viejos patrones, jamás se podrán sorprender a la audiencia. Se requieren mejores conceptos para sobresalir.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.