Terroristas en vivo

Un hombre, aparentemente, de ideología supremacista blanca, cometió este viernes el peor atentado en la historia de Nueva Zelanda, al disparar a bocajarro con un arma automática contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch. Al menos 49 personas han muerto y otras 20 han resultado heridas de gravedad, según han confirmado la policía y la primera ministra del país.

Por si esto no fuera poco, lo que más me impresionó, además de la gran tragedia es que el asesino, identificado por los medios locales como Brenton Tarrant, momentos antes de comenzar esta masacre, publicó en su perfil de Facebook un manifiesto racista que explicaba por qué haría tal matanza. Minutos después, se colocó una cámara GoPro con un dispositivo en la frente y transmitió durante 17 minutos en Facebook LIVE cómo mataba a la gente indefensa. Triste y al mismo tiempo sentí un gran calambre y escalofrío. Hasta qué punto ha llegado la vida digital de los millones de usuarios en Facebook que sirve también para potenciar los momentos más oscuros de los seres humanos. Lo que está pasando siempre ha pasado en la historia de la humanidad. Sólo que ahora con la diferencia de que todo, lo bueno y lo aterrador, se potencia por millones.

¿Quién es el verdadero autor de esta matanza que se transmitió en vivo a millones vía Facebook?

Pues nadie, pero al mismo tiempo somos todos. Ahora afirmo más que nunca que la sociedad es un organismo vivo. Como un gran cuerpo humano, que crece, se desarrolla se enferma de mente y cuerpo. Se agrava y con la medicina adecuada, alimentación y ejercicio físico y mental se puede recuperar. Desde hace aproximadamente 10 años, como sociedad mundial y local estamos enfermos de la mente. Plenos de vacío, desesperanza y también consumiendo contenido que no es un contenido en realidad. Esto nos confunde y nos hace entrar en una especie de locura y esquizofrenia colectiva que muchas veces termina en este tipo de tragedias sociales.

¿Cuál es la solución?

En un principio, entender que todos somos parte de una sociedad y que somos sus fortalezas, debilidades y enfermedades. Saber que tenemos un problema que es un problema de todos. Que si no hacemos conciencia seguirá siendo más grave cada día.

Tampoco no debemos de caer en la histeria colectiva de cerrar todas las llaves digitales que entren en nuestro estilo de vida. Esto ya es incontenible. El aprendizaje aquí es hacer conciencia y mandar maravillas de nuestra alma y espíritu para contrarrestar todos los demonios que viven ya en la vida digital. Sólo así generaremos el equilibrio perfecto.

Compartir
Artículo anteriorLas reglas indispensables para el marketing actual
Artículo siguienteFacebook acude a la IA para luchar contra el porno de venganza, incluso antes de ser denunciado
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam