Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Perfil del consumidor digital mexicano; tendencias de cara al Buen Fin

Busquedas digitales, modelos y canales de compra, afinidad de tendencias por sector y desconfianza en métodos de pago, entre muchas otros rasgos, son lo que define el perfil del consumidor mexicano.

Compartir:

insights consumidor mexicano
  • El Buen Fin replica otros modelos de distribución y promoción comercial para generar durante fechas decembrinas una gran derrama económica.

  • La diversificación no sólo de métodos de pago, sino de plataformas de medida pueden ser esenciales para monitorear el comportamiento del consumidor, sin ser intrusivas.

  • El consumidor mexicano se ha vuelto multidimensional, adaptándose a distintas tendencias de mercado.

El Buen Fin y sus tendencias lo posicionan como uno de los eventos comerciales más importantes de México. Este se realiza año con año durante el mes de noviembre y tiene, desde entonces, el objetivo de promover y distribuir productos y  servicios de diversas firmas con el objetivo de fomentar el comercio a través de oferta, descuentos y crédito.

Tendencias del Buen Fin

Bajo su estructura, muy parecida a la de Black Friday o al Hot Sale, ha logrado ingresar una gran cantidad de dinero. En la edición del año pasado, se registró una derrama económica de 190 mil millones de pesos. Y es que, aunque fue una menor cantidad a la acumulada en 2020, en realidad fue por el enfoque, ya que el de dicho año tuvo una duración de 12 días, mientras que el del año pasado fue de 7 días.

El 2020, representó la primera incursión de los mexicanos al comercio digital en toda la extensión de la palabra, en gran medida por la pandemia del Covid-19. Por ello, la cifra de 239 mil millones de pesos se entendió como una gran respuesta en favor del crecimiento digital.

Ahora que el optimismo digital se ha moderado, los canales se han diversificado y la apuesta no es ni siquiera híbrida, sino omnicanal. Por ello, resulta cada vez más precisa la medida que se realiza de los consumidores, sus intereses y el perfil que cada uno maneja respecto a este tipo de eventos.

Perfil del consumidor digital mexicano

Podríamos comenzar con lo dicho por la Secretaría de Economía durante la edición del año pasado, cuando señaló que el porcentaje de personas que pagaron en efectivo abarcaron el 28 por ciento de las compras totales. Esto, se puede leer y contrastar frente a la primera edición de 2011, cuando este sector de consumidores representaba al 48 por ciento de las compras.

Los pagos se han diversificado desde entonces, y ahora es posible realizar transferencias bancarias, cheques, vales de despensa, tarjetas de débito, tarjetas de crédito, pagos móviles y muchos más. De ahí que la actualización de estos canales y la optimización de la seguridad han sido temas de interés particular para fomentar la confianza entre marcas e instituciones bancarias.

Sobre esto, durante una entrevista conjunta entre Manuel Quintana, director comercial de Almacenes Ánfora y Víctor Galicia, head of marketing de Openpay by BBVA para Merca2.0 se comentó sobre esto, y el directivo de la primera marca señaló lo siguiente:

“Creo que debes tener la mayor cantidad de métodos de pago. Si en una tienda electrónica sólo aceptas pago digital, si en tienda física sólo aceptas efectivo, te estancas. Cuando más diversificas, logras incrementar desde un 25 por ciento la transaccionalidad”.

“El eCommerce tiene la posibilidad de transformar culturas y sociedades. Una de las cosas que tiene es justamente el poder inclusivo, porque tiene la capacidad de cerrar las brechas de género y las brechas sociales. El comercio electrónico ha democratizado el acceso al ecosistema económico y financiero de las regiones. ¿Qué hubiera pasado en México si no se hubiera alcanzado este nivel de madurez durante el Covid? ¿Qué hubiera pasado con las PyMEs? ¿Qué hubiera pasado con los consumidores”, señaló Victor Galicia.

A raíz de esto, el consumidor mexicano también se ha diversificado y ha encontrado en las tendencias una forma de adaptarse al mercado. El comprador mexicano en la actualidad es multidimensional, por lo que ahora no es suficiente con señalar qué es lo que le gusta y cómo puede adquirirlo.

Por ejemplo, el reporte de intención de compra del Buen Fin 2021 compartido por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), señalaba que las cinco más categorías más cotizadas de dicho evento serían Moda (51 por ciento), Electrónica (50 por ciento), Electrodomésticos (39 por ciento), Mobiliario y decoración del hogar (32 por ciento), y Teléfonos móviles (30 por ciento). Con ello, muchas marcas del pueden darse una idea de cuánto podrían vender según la cantidad de interés. Por ejemplo, de las categorías, la de Artículos deportivos fue la más baja.

Pese a las categorías propuestas y el balance de intención de compra, el registro total de compras en línea durante ese año arrojó datos interesantes. La compra de artículos electrónicos fue en general mucho más alta que artículos relacionados con la moda. Además, artículos relacionados con la industria juguetera, muebles y alimentos fueron algunas de las categorías que más capital movieron en México.

Asimismo, según la distribución de ingresos por ventas en México de ecommerce, a partir del 2019, ha mostrado un efecto considerable según el tipo de dispositivo que utilizan los compradores. Por señalar algo, durante 2021, los ingresos generados por las ventas online lograron rebasar los 40 mil millones de dólares estadounidenses. De esto, sólo el 37.7 por ciento fueron generados por teléfonos móviles, mientras que el 62.3 por ciento por computadoras de escritorio.

Aquí podríamos segmentar nuevamente a los compradores digitales, no sólo durante el Buen Fin, con quienes aquellos que por distintos temas evitan hacer compras en línea. El estudio de venta de la AMVO señaló que el 82 por ciento de los consumidores que prefieren no comprar en línea consideran al fraude electrónico como el factor principal para evitar realizar movimientos electrónicos.

En segundo plano se mantiene la desconfianza al ingresar datos personales durante una compra (75 por ciento), mientras que el tercer lugar corresponde a quienes temen equivocarse durante una compra (52 por ciento). Actualmente, sin embargo, el porcentaje de personas que realizan compras en internet, con respecto a la población total en México, es del 48 por ciento. A esto le apoya el último informe sobre el Buen Fin de Hola Cash, el cual señala que en México el estimado de pérdidas por fraudes digitales y contracargos podría ser de mil trescientos millones de pesos.

El perfil del consumidor mexicano es, pues, multidimensional, uno que es capaz de proporcionar por diferentes medios información a las marcas sin necesidad de ser intrusivas. Tendencias en Google o en Twitter también proporcionan ideas fuera de las estrategias convencionales. Su participación es más activa y la lectura de su comportamiento en redes podrá completarse con la manera en la que interactúa con las marcas.

En pocas palabras, este es un consumidor que dirá a las marcas lo que necesita a partir de su interacción en 360.

 

 

Ahora lee:

20 mmdp se destinaban para publicidad en sexenios anteriores, acusa AMLO

Libertad de culto y la derrama económica de los nacimientos

¿El más caro?; inversión en el Mundial de Qatar y la proyección del ROI

Regulación y gentrificación; impacto económico del nómada digital

Otros artículos exclusivos para suscriptores