A mediados de este mes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio a conocer las normativas para la compra de publicidad federal así como la reducción de este presupuesto en un 50 por ciento en comparación con el año pasado. Ahora Televisa parece ser el primer gran afectado.

Durante la tarde del lunes, la televisora de San Ángel publicó su reporte financiero correspondiente al primer trimestre del año, en donde se informó que sus ganancias disminuyeron 20.1 por ciento interanual para llegar a los 541.7 millones de pesos (cerca de 28 millones de dólares).

Adiós a más del 50 por ciento

En buena medida, el descenso responde a una caída significativa en la venta de publicidad, arista en la que el gobierno era uno de los principales clientes, mismo que con una disminución del 50 por ciento en su inversión parece haber afectado los planes de negocio de la empresa de Emilio Azcárraga.

Y es que la publicidad federal no es tema menor para la televisora. Este segmento publicitario representó el 11 por ciento de los ingresos totales por publicidad registrados por la organización durante 2018.

De esta manera, Televisa reportó ventas por 3 mil 682 millones de pesos entre enero y marzo de 2019, lo que significa una disminución con relación a los 4 mil 273 millones registrados hace un año.

“La disminución en las ventas está explicada mayormente por una caída significativa en la publicidad de gobierno”, reveló la empresa en su reporte financiero.

De igual manera, la empresa detalló que si bien el gobierno de AMLO anunció un recorte del 50 por ciento en su inversión en medios, la reducción en sus ventas de publicidad a gobierno fue mayor a este porcentaje, probablemente debido a que las campañas de varias entidades de gobierno están aún por empezar.

Un entorno complejo

ante este contexto, Televisa alcanzó una utilidad neta por 858 millones de pesos durante los tres primeros meses del año, una cifra 13.8 por ciento menor a los 995 millones reportados en el periodo similar de 2018.

El panorama se pinta especialmente complicado para la televisora durante los meses que están por venir. Los ingresos de la compañía se verán limitados por la reducción en publicidad federal así como por las altas bases de comparación luego de los ingresos que se obtuvieron por el Mundial de Futbol en 2018.

A esto se sumará la caída de suscriptores de Sky (que sin el motivador de la Copa del Mundo abandonarán sus suscripciones) así como la creciente competencia en el terreno de streaming on demand, en donde Disney+ se sumará a Netflix.

Los números de Televisa sólo son un síntoma de un problema mayor. La industria televisiva en el país está obligada a cambiar no sólo para retener a las audiencias que crecen cada vez exceptivas a sus contenidos, sino también para conquistar a los anunciantes en donde mediciones concretas y mejor segmentadas pueden ser el valor que podría mantener a firmas como Televisa en la preferencia. El alcance ahora no puede ser el as bajo la manga.