Durante 2018, en el fin de semana que se realizó el Super Bowl LII que vio coronarse a las Águilas de Filadelfia sobre los Patriotas de Nueva Inglaterra, se gastaron en Estados Unidos 15.3 mil millones de dólares en diversas fuentes de consumo.

Al tiempo que, el partido presentó una audiencia en el vecino país del norte de 103.4 millones de espectadores, según datos de Sports Media Watch y Nielsen.

Mientras que en Estados Unidos está más que consolidado este partido, en México ha ganado adeptos con el paso del tiempo y en la actualidad provoca competencia tanto en medios como en el terreno de las marcas.

Fernando Rincón, director de patrocinios de Movistar indicó que desde que la marca firmó el convenio de patrocinador con la NFL en México a principios del año pasado se dieron a la tarea de armar diversas estrategias que les dieran presencia desde el inicio de temporada y que culmina con el Super Bowl a través de mecánicas para llevar a clientes al duelo.

Dentro de las activaciones, Rincón sostiene que el reto de la firma es atraer a los tres tipos de aficionados que presenta el encuentro por el campeonato, ya que desde su perspectiva existen aquellos aficionados de hueso colorado, otros que son seguidores de este deporte, así como otros que son aficionados sociales o de ocasión.

HUESO COLORADO

Esta diferenciación del seguidor también lo identifican los comentaristas del futbol americano de ESPN, Álvaro Martín y Raúl Allegre, quienes señalaron que el reto de la competencia entre los diversos medios que transmiten el partido, así como toda la data que se debe tener al momento de narrar las acciones, está en saber en qué momento se le habla a los diversos tipos de aficionados.

“El aficionado sabe lo que pasa con su equipo durante todas las semanas, más vale que lo sepas si vas a un Super Bowl; el nivel de preparación que se requiere para estar al nivel del aficionado es mucho más exigente que hace 4 años. Por otro lado, nunca se puede perder de vista que la mejor oportunidad de traer nuevos adeptos al deporte es el Super Bowl” detalló Álvaro Martín.

De tal modo que identificar los momentos del partido en que se debe de hablar a los diversos espectadores se vuelve crucial ya que al mismo tiempo se compite con los otros canales, la transmisión en ingles así como las diversas ofertas de programación y no se quiere perder a nadie.

Por su parte Raúl Allegre, sostuvo que dentro de las cuatro horas de cobertura se debe de mezclar el conocimiento de los jugadores, de los posibles escenarios, la historia de la temporada con los equipos involucrados, ya que si bien el aficionado conoce un sólo equipo, lo conoce a la perfección; con el creciente mercado latinoamericano, más allá del mexicano, por lo que al mismo tiempo que se está pendiente de lo sucedido en el emparrilado, se debe estar atento a las reacciones del aficionado, mismo que ahora se da en tiempo real con el uso de las redes sociales.

EXPOSICIÓN

Un punto en el que coinciden las diversas cadenas de televisión que transmiten el partido es que el aficionado mexicano cuenta con un menú de estilos, el cual favorece a todos los jugadores, ya que representa crecimiento al tener que enfrentar mayores desafíos por la preferencia.

Ernesto López, vicepresidente senior de programación y producción de Fox Sports México.

Ernesto López, vicepresidente senior de programación y producción de Fox Sports México, refirió que para sobresalir frente a las demás opciones, la calidad y la innovación son piezas clave.

Un punto que destacó López, es que, además de la presencia en la sede de los comentaristas, también les gusta conocer el lugar “que los lleves a viajar de la mano”, debido a que para algunos es la única oportunidad de conocer la ciudad o de recordar para aquellos que ya conocían la localidad.