Soy dueño de una PYME ¿Necesito un plan de marketing?

Cuando emprendemos un proyecto de negocios o empresa, SIEMPRE de alguna manera necesitamos un plan de marketing. Alrededor del globo todas las empresas necesitan cumplir objetivos pero para ello hay que creer en él, e invertir en él. Si crees en su modelo de negocio no tendrás miedo a saltar a la piscina.
Cuando estás emprendiendo las dificultades a las que te enfrentas son numerosas. Existen muchos temores a la hora de afrontar tanto un proyecto personal como un pequeño modelo de negocio o start-up. Habitualmente los recursos económicos son limitados pero es necesario desarrollar un plan de marketing para que tu negocio sea viable.

Advertisement

Los primeros pasos
Muchos piensan que el marketing es caro pero no tiene por qué, para hacer marketing antes que un gran presupuesto se necesitan buenas ideas. Para ello el equipo debe ponerse a trabajar como loco y elaborar un plan de marketing para tener el control sobre las necesidades y carencias a las que actualmente se enfrenta la empresa.

El plan de marketing contiene 6 puntos básicos sobre los que trabajar:

1. Análisis
Hora de ponerse manos a la obra… Lo primero es analizar tanto los factores externos como los internos. En cuanto a los factores externos debemos tener claro quién es nuestra competencia y saber qué está haciendo para llegar al éxito, de igual modo debes tener en cuenta los parámetros sociales y de mercado que puedan afectar al status de tu pyme. En cuanto al análisis interno, es necesario valorar la situación actual de tu negocio con el fin de entender por qué las cosas no funcionan como deberían o no están siendo tan efectivas.
Para acabar el análisis es fundamental hacer el DAFO para recoger de forma visual el análisis elaborado anteriormente. Una de las primeras preguntas es cómo elaborar la matriz DAFO, en ella se enfrentan las amenazas y oportunidades con las debilidades y fortalezas, tanto internas como externas.

2. Objetivos
Una vez que has entiendo qué le funciona a tu competencia y por qué a ti no te va como debería, es la hora de establecer unos objetivos. ¿Qué necesita tu empresa para ser un negocio viable? ¿Qué queremos y qué podemos conseguir?
Hay que establecer objetivos en todas sus ramas, desde objetivos cualitativos de marca, posicionamiento, reputación o fidelización hasta objetivos cuantitativos de ventas.

3. Estrategia
¿Cuál es nuestra estrategia? ¿Queremos centrarnos en vender o en atraer? Es el momento de pensar en base a lo que quieres conseguir, el camino por el cual encauzar todas nuestras actividades.

4. Tácticas
Una vez que tienes claro el qué, es hora de establecer el cómo. Es el momento de pensar acciones y tácticas que se pueden implementar para llegar a los objetivos.
Existen miles de ramas sobre las que trabajar: relaciones públicas, comunicación o mismamente el marketing de contenidos que te ayudará a crear contenido de atracción que puede generar ventas.
Valora qué quieres hacer y cómo te gustaría hacerlo.

5. Presupuesto
Puedes tener grandes ideas pero ¿tienes presupuesto para llevarlas a cabo? Es mejor centrarse en lo que sabes que funciona por experiencia, en base a las best practices, y enfocar todos tus esfuerzos y recursos en acciones que sabes que funcionan para tu modelo de negocio.
Una vez que conozcas el presupuesto tendrás que ver cuánto puedes dedicar a cada una de las acciones planteadas.
Por supuesto el presupuesto limita pero no impide, la creatividad es una carta importante para combatir un presupuesto bajo. Sé creativo y aprovecha los recursos de tu pyme al máximo.

6. KPI’s
Antes de empezar el proyecto debes pensar qué quieres y qué debes medir. Es fundamental evaluar mensualmente los resultados para poder reorientar la estrategia y favorecer a las tácticas que mejores resultados están dando.
Evaluar es fundamental para entender qué sucede, qué funciona y qué se puede mejorar. Una vez que tienes toda la información debes plantearte cómo mejorar. Una buena idea es organizar una reunión mensual de equipo para discutir objetivos y nuevas acciones.

¿Y ahora qué?
Seguro que es lo que te has preguntado al acabar de leer esa parte del post. Es fundamental para empezar entender que todo modelo de negocio, por pequeño que sea, necesita establecer unos objetivos y unas tácticas para hacer un negocio viable a corto, medio y largo plazo.
Cada empresa es un mundo y no se pueden comparar, cada empresa tiene su propio estilo por lo que será esencial partir de entender cuál es la diferenciación de tu negocio frente a tu competencia para desarrollar un plan real y efectivo.

¿Qué hago si tengo presupuesto 0?
Hay empresas que cuentan con presupuesto 0 y casi 0 y eso no significa que no puedan hacer cosas. Los recursos temporales son simplemente una inversión en tiempo pero no económica. Empieza tirando de tu propia imaginación y de lo que sabes hacer y poco a poco tu empresa empezará a crecer.

¿Qué hago si no tengo ni idea?
Hay muchas empresas que tienen grandes presupuestos o un presupuesto normal pero no saben qué hacer, se les queda grande este sector del marketing. Lo mejor en esos casos es ponerse en manos de profesionales que puedan ayudarte a establecer objetivos