Entre las acciones de marketing desarrolladas por las marcas y los profesionales de la publicidad no basta con la elaboración, distribución y promoción de los productos, también hay que concretar su comercialización y asegurarse de que lleguen a manos del consumidor para reportar ganancias significativas.

El marketing en punto de venta ha diversificado la manera de comercializar pro.ductos más allá de la simple entrega de dinero en efectivo y la contraentrega de un bien o servicio.

El desarrollo de sistemas de pago bancario, tarjetas electrónicas y terminales punto venta se ha logrado diversificar y ha potenciado los alcances de las empresas al mismo tiempo que propician mayores volúmenes de ventas. A su vez, los espacios de comercio electrónico han comprobado en más de una ocasin que se necesitan espacios físicos para la venta de productos.

El CEO de la firma Gaia Design, Phillippe Cahuzac, considera de gran importancia desarrollar sistemas digitales en el punto de venta, los cuales ”permiten generar experiencias en el comprador y un importante engagement entre la marca y sus consumidores”.

Sin desestimar el crecimiento del comercio electrónico en México -se pronostican ingresos por 28 mil millones de dólares para 2022-, la preferencia por la modalidad de pago en punto de venta también es importante: según datos de Statista, en 2016 se realizaron un total de 2.47 billones de transacciones en puntos de venta en nuestro país.

CAJAS REGISTRADORAS SOFISTICADAS

Con base en sus necesidades particulares de comercialización, los espacios de retail, restaurantes y otros estable.cimientos  desarrollan sus propios sistemas de punto de venta o PDV, los cuales recurren a elementos digitales, tecnológicos y automatizados para asegurar mejores experiencias de compra, celeridad y precisión al momento de pagar por un bien o servicio.

Pero también hay marcas y empresas que se dedican a generar soluciones a las necesidades de cobro y pago, las cuales han aprovechado la tecnología y la movilidad de dispositivos.

Por ejemplo, sistemas como Clip, Netpay o Izettle permiten a los comerciantes realizar cobros y funciones de una terminal punto de venta para las tarjetas bancarias desde el teléfono móvil a partir de una cuota muy accesible, lo cual facilita que pequeñas y medianas empresas -tiendas, peques restaurantes, bou.tiques estanquillos y hasta el comercio informal- alcancen los beneficios del comercio electrónico.

Pero también se ha dado un caso contrario y en el comercio electrónico también ha sido posible comprobar los beneficios de espacios venta directa al público para hacer más óptimos y seguros estas transacciones.

EL E-COMMERCE REGRESÓ A LA TIENDA

Por ejemplo, la firma estadounidense Amazon lanzó en 2016 su concepto Amazon Go, que colocó en la ciudad de Seattle un gran espacio de retail que, en la modalidad de supermercado se puso en un principio al servicio de los empleados de la compañía.

Esther Subías, directora de marketing de Oxxo

 

Hoy, este concepto de tiendas suma diez sucursales en diferentes regiones del mundo y demuestra que en los procesos de compra y venta las experiencias también cuentan. Justo sobre eso opina Esther Subías, directora de marketing de Oxxo: “las experiencias  de compra -digitales y físicas- son muy relevantes y útiles tanto para nosotros como para el consumidor, para satisfacerlo a través de acciones estratégicas y para brindarle un servicio integral”.

Lo que es indudable, más allá de una modalidad de comercio electrónico o físico, es que la tecnología llego para quedarse en los sistemas PDV y garantiza mucha mayor precisión en las transacciones.

José Ambe, director general de LDM considera funda.mental y “estratégico el uso de la tecnología de vanguardia en las cadenas de suministro de las empresas, por ejemplo, desde la importación de un producto hasta su entrega en el punto de venta”.

En suma podemos asegurar que, a la par del desarrollo tecnológico en el comercio electrónico y a distancia, los puntos de venta requieren ampliar sus posibilidades digitales para garantizar experiencias de compra satisfactorias.