CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

SnapChat un éxito en la Bolsa ¿resultado de la sequía tecnológica en Wall Street?

Como se anticipaba desde finales del año pasado, este jueves comunicaron a negociarse las acciones de SnapChat en la Bolsa de Valores de Nueva York bajo el símbolo SNAP.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La valoración de su oferta pública inicial (OPI) así como el incremento en el precio de cada fracción que durante el primer día de operaciones registró la compañía hablan de un fenómeno mayor al que Facebook generó hace cerca de cinco años cuando comenzó su aventura bursátil.

Snapchat es usado por más de 150 millones de personas al día.

La tarde del pasado miércoles, al cierre del mercado estadounidense, Snap Inc. anunció que en la oferta inicial cada acción costará 17 dólares, lo que le daría una valoración inicial de 23 mil 600 millones de dólares.

El debut de la firma tecnológica en Wall Street vino acompañado de un interesante repunte en el valor de sus acciones de más de 45 por ciento, gracias a lo cual cada fracción logró cotizarse hasta en 25 dólares, lo que supuso una valoración global calculada en 35 mil millones de dólares.

Las cifras son interesantes si se considera que, incluso tomando la primera cotización otorgada para compañía, el valor de salida a la Bolsa de SnapChat supera de manera interesante la capitalización bursátil de reconocidas firmas estadounidenses.

Por ejemplo, la valoración de  24 mil millones de dólares inicial para SNAP, supera ligeramente a la capitalización de mercado alcanzada por American Airlines (23 mil 300 millones de dólares). No obstante, la diferencia es aún mayor cuando se compra con Campbell’s (18 mil 300 mdd), Viacom (16 mil 900 mdd) o BestBuy (13 mil 800 mdd).

snapchat-03

Jubilo en Wall Street

El entusiasmo ante el hecho puede explicarse desde diferentes aristas. Por un lado, hablamos de una de las redes sociales con las mayores tasas de crecimiento, aceptación y penetración registradas en los últimos años.

Basta con recordar que, de acuerdo con cifras entregadas por la propia compañía hasta el cuarto trimestre de 2016, la plataforma contabilizaba 158 millones de usuarios diarios, lo que supone un incremento de 48 por ciento en compasión con los 107 millones que tenía en el mismo periodo de 2015. De igual manera, es pertinente mencionar que en promedio los usuarios de Snapchat dedican a esta red social entre 25 y 30 minutos al día, tiempo que representa casi la mitad de lo que el usuario promedio destina a Facebook (50 minutos diarios).

Desde otra punto de vista, la expectativa de esta salida tiene que ver con el porcentaje de capital puesto a la venta. Sólo el 14 por ciento de los activos de la empresa fueron puestos a la venta, el restante quedará en manos de los dueños originales de la compañía quienes se comprometieron a no vender sus acciones durante los siguientes 12 meses.

Por último, y quizá la óptica más interesante a estudiar, es la sequía de estrenos tecnológicos en la bolsa. Desde 2014, con la salida de Alibaba a la Bolsa, la industria tecnológica parece haber manejado un perfil bajo dentro del radar bursátil. En este sentido, datos revelados por S&P Capital IQ indican que al cierre del último cuarto de 2015, los ingresos generados por las OPI’s tecnológicas alcanzó los 10 mil 785 millones de dólares, cifra considerablemente superior a los mil 113 millones registrados para el mismo periodo de 2016.

snapchat-02

¿Oferta sobrevalorada?

Es justo este último análisis el que pone en entredicho el futuro que SnapChat podría tener en la Bolsa, mismo que podría ser compartido por otras start-ups que quieran tomar el mismo camino.

De la misma manera que sucedió con Facebook y Twitter en su momento, la valoración alcanzada por SNAP el día de ayer es algo excesivo si se considera que la empresa no es rentable.

Si bien los ingresos de la compañía crecieron casi siete veces entre 2015 y 2016 al pasar de 59 millones a 409 millones de dólares, las pérdidas en el ejercicio alcanzaron los 515 millones. La firma ‘quema’ más capital del que genera con su aplicación. El tema es aún más alarmante si se considera que esta cifra es mayor a los 373 millones de dólares que reportó en zona roja durante el 2015.

En este mismo sentido, es preciso mencionar que el funcionamiento de la plataforma es dependiente de la infraestructura de gestión de datos de Google y Amazon, servicios que ante la alta demanda podrían incrementar sus costos al ser dos empresas que controlar la mayor parte de dicho mercado.

snapchat-01

Otro punto a considerar son las características de la base de usuarios actuales que da vida a la red social en cuestión. La mayoría de los suscriptores a la plataforma de mensajes efímeros tienen entre 18 y 34 años; no obstante, son los menores de 25 años quienes utilizan con mayor frecuencia la aplicación, lo que por definición limita las posibilidades de la compañía para generar ingresos a través de servicios o productos adicionales de pago.

Si bien hablamos de un sector poblacional que en el futuro próximo tendrá un poder adquisitivo  interesante, también es cierto que cuando este momento llegue las opciones en el terreno de las redes sociales y demás plataformas de comunicación digital podrían haber crecido de manera exponencial. La competencia será mayor y se librará en terrenos de avances tecnológicos poco desarrollados hasta el momento, que demandan inversiones considerables.

Redes sociales en la Bolsa

En este punto es importante recordar como referente lo que sucedió con otras redes sociales que decidieron aventurarse en la Bolsa. SnapChat se estrenó con una valoración casi dos veces mayor que la de Twitter cuando entró al parqué en 2013.

El 3 de mayo de ese año, alcanzó su mínimo de 14.01 dólares (272 pesos) por papel.

La plataforma de Jack Dorsey contaba en aquel entonces con 100 millones de usuarios que suponían ingresos por valor de 317 millones. Sus pérdidas se calculaban en 79 millones. Por su parte, Facebook salió a la bolsa con 485 millones de usuarios, lo que en negocio significaba 3 mil 700 millones dólares y niveles de rentabilidad.

Con el paso del tiempo, la experiencia de los que, hasta hace poco, eran los líderes indiscutibles en el entorno social media, ha sido diametralmente opuesta.

Facebook, con más de mil 500 millones de usuarios en el mundo, llegó a los 125.26 dólares por acción, a principios de agosto pasado, lo que significa una revalorización del 223 por ciento desde que comenzó a cotizar en el 2012; su precio de salida fue de 38 dólares por acción.

En contra parte Twitter, luego de salir a la bolsa con 26 dólares por acción, durante mayo del año pasado alcanzó su mínimo de 14.01 dólares por papel, mientras que ahora el valor se mueve en torno a los 19 dólares, por lo que las acciones se han depreciado más de un 30 por ciento desde sus inicios.

¿El aspecto que marcó la diferencia? Las decisiones para hacer crecer el valor y los ingresos por usuario que concentra cada red social entendidas como empresas.snapchat-04

Las adquisiciones de WhatsApp e Instagram por parte de Facebook no sólo respondieron a la absorción de un competidor que crecía en potencia, sino también un movimiento para ganar valor por usuario tanto en cantidad como en calidad.

Este es el camino que deberá seguir Snapchat para hacer valer la cotización que el día de ayer obtuvo en la Bolsa. El camino parte conocido por la firma tecnológica si se considera que ha logrado multiplicar por tres los ingresos que obtiene por cada usuario a nivel mundial, durante el año pasado, pasando de ingresar 0,31 dólares por cuenta durante el último trimestre de 2015 a los 1,05 dólares por usuario obtenidos en el cuarto trimestre del año pasado.

Sin embargo, este camino tendrá que ser recorrido con mayor velocidad y estrategia en donde no sólo será necesario ampliar la red de usuarios, sino también lograr que su valor aumente de manera proporcional. La batalla será interesante en un mercado que parece haber llegado a cierto nivel de madurez. Los verdaderos retos están por venir.

Otros artículos exclusivos para suscriptores